Necrológicas
EDITORIAL

La educación, el arte y la cultura

Por La Prensa Austral sábado 2 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
80
Visitas

Cuando se ha abordado la problemática educacional en el país, gran parte de la discusión ha estado centrada en los millonarios déficits y en cuestiones como el aporte estatal, el fin al lucro y las modalidades de pago que gravan a las familias chilenas.
Sin desconocer que aquello es relevante, no ha sido tan intenso el debate sobre cómo mejorar la educación de los niños y los jóvenes y cómo hacer más pertinente la malla curricular. En no pocos casos, el tema del aumento o disminución de horas lectivas termina sacrificando aquellas materias que son consideradas menos importantes, como las relacionadas con el desarrollo de los talentos artísticos y deportivos.
Es, por ello, que resulta doblemente meritorio que haya profesores entusiastas y entidades que buscan incentivar precisamente las vetas artístico-culturales de los menores, así como sus facetas deportivas, en el entendido que son complementos necesarios y que, incluso, para no pocos niños y adolescentes resultan imperativas por serles consustanciales.
La Fundación Teraike ha sido una de las entidades que ha entendido que el mayor aporte que puede hacer a Magallanes pasa por vincular la enseñanza con el arte y la cultura y llegar con esta alianza virtuosa a los niños y las niñas de la zona.
Desde 2011 a la fecha, la fundación ha realizado cinco concursos de pintura en los que han participado más de mil estudiantes. Este año invitó a otro certamen al que se unió el fomento lector, enfocándose en la ilustración literaria. Propuso para ello que los estudiantes de todos los colegios y liceos de la región se interiorizaran de los mitos y las leyendas regionales.
Los trabajos ganadores fueron, una vez más, de ex-celente calidad y quedaron plasmados en el libro “Magallanes: La Magia de sus Mitos y Leyendas”, que estará disponible en todos los establecimientos educacionales.
No está demás decir que este tipo de iniciativas asegura que su impacto no será ocasional, sino que duradero y que no hay mejor inversión que la que busca desarrollar al máximo las potencialidades de cada niño y niña de nuestra región.