Necrológicas
  • María Elena Barticevic de Rodas
EDITORIAL

La encrucijada del gobierno tras fallo del Tribunal Ambiental

Por Agencias domingo 16 de junio del 2019

Compartir esta noticia
188
Visitas

Al peor escenario posible se ve enfrentada la Minera Invierno luego del fallo del Tribunal Ambiental que restringe el uso del método de las tronaduras bajo la cota cien sobre el nivel del mar, lo que impide extraer cerca del 98 por ciento de las reservas mineras del yacimiento.

Por dos votos a favor y uno en contra, los jueces resolvieron que no existen nuevos antecedentes en el proceso que permitan modificar la prohibición, manteniendo de este modo la medida cautelar decretada el 27 de marzo pasado.

Según el voto de mayoría, la medida sigue siendo proporcional “porque Minera Invierno S.A. no queda impedida de la extracción de carbón, toda vez que la tronadura es un método complementario a la extracción mecánica, la cual cuenta con autorización vigente y no tiene ninguna restricción”.
En contraposición, la posición de minoría establece que “no es posible observar que la ejecución del proyecto esté afectando ostensiblemente el material fosilífero, de manera que justifique un actuar preventivo del Tribunal más intenso de lo decretado anteriormente, es decir, antes de establecer la restricción de profundidad”.

El revés judicial cayó como un balde de agua fría para el gobierno, que sin desconocer las facultades de los tribunales de justicia, se ve enfrentado a un escenario seriamente perjudicial para la economía de la región y el país.

Frente al incierto futuro de sus operaciones, en los dos últimos meses la minera -de propiedad de los grupos Angelini y Von Appen- ha desvinculado a 85 trabajadores, de un universo de 1.200 puestos de trabajo entre directos y indirectos (563 propios y 638 contratistas) que estaban prestando servicios al mes de abril.

Y, es que debido a las restricciones impuestas por la justicia, el plan de producción alcanzó apenas el 50 por ciento de lo originalmente programado al mes de mayo, factor que suma a las pérdidas por US$16 millones que registra la minera durante el presente año. En lo inmediato ya la compañía ha planificado el cierre de sus operaciones para noviembre próximo.

El “fantasma” del cese de las faenas carboníferas sin duda generará un fuerte impacto social, aunque en paralelo el subsecretario de Minería, Pablo Terrazas, de visita en Punta Arenas, dio un fuerte espaldarazo a la compañía, manifestando la disposición del gobierno de llegar hasta la Corte Suprema para defender el método de las tronaduras bajo la cota cien.

Ciertamente en esta cuenta regresiva la preocupación del gobierno pasa por cómo poder revertir esta restricción usando los instrumentos legales disponibles, ante el inminente descalabro económico que significaría en materia de empleo poner la lápida a un proyecto productivo, y el hecho de carecer de un plan alternativo que pueda amortiguar una drástica decisión empresarial.

Para nadie es grato saber que el día de mañana se quedará sin trabajo, de allí que los esfuerzos del gobierno deben apuntar en esa dirección, o de lo contrario los costos de los despidos serán muy elevados para una región que se jacta de exhibir alentadores indicadores en materia de crecimiento de su actividad económica, donde el sector minero ha sido un pilar del desarrollo local.