Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García
EDITORIAL

La esperada apertura del Terminal de Buses Rurales

Por La Prensa Austral jueves 13 de julio del 2017

Compartir esta noticia
99
Visitas

Casi diez meses debieron pasar para que fuera oficialmente inaugurado el Terminal de Buses Rurales “Mina Loreto”, ubicado en el corazón de Punta Arenas y cuya construcción respondió a una sentida demanda de los pobladores de las zonas periurbanas de la ciudad.
El proyecto contó con financiamiento del gobierno re-gional, que destinó más de $750 millones, y las obras fueron entregadas el 22 de septiembre del año pasado.
Sin embargo, en tal oportunidad no se pudo dar curso a su apertura porque no existía personal certificado para operar las calderas ni empresas que quisieran adjudicarse tal función.
Las dificultades técnicas y administrativas siguieron y ellas impidieron que en no-viembre del año pasado, en la anterior administración en-cabezada por Emilio Boccazzi, el terminal comenzara a funcionar.
Más allá de que no se previeran situaciones como el cambio de normativa respecto de la instalación y funcionamiento de calderas y que se lamente que haya estado así en desuso por demasiados meses, la ceremonia de ayer, en que se inauguraron las dependencias contó con el masivo respaldo de buena parte de los pobladores que se verán beneficiados con su existencia.
El crecimiento de la ciudad ha ido estableciendo zonas de nuevo poblamiento, principalmente a través de iniciativas familiares de autoconstrucción, las que han ido demandando nue-vos servicios. Tal es el caso de las localidades rurales y periurbanas como Río Seco, Pampa Redonda, Ojo Bueno, Leñadura, entre otras.
Estos vecinos han exigido no sólo el establecimiento de alguna red mínima de conexión vía transporte pú-blico, sino la instalación de paraderos y, en este caso, de un terminal que les ofrezca la posibilidad de esperar con resguardo y cierto confort la llegada y salida de los buses que lo acercarán a sus viviendas.
El funcionamiento del terminal permitirá, así, cumplir con tal demanda y hacer que la ciudad sea mucho más amable para cientos de pobladores que, al no encontrar solución habitacional dentro de su zona urbana, han debido optar por usar terrenos de su periferia.