Necrológicas
EDITORIAL

La larga espera por una cirugía

Por La Prensa Austral viernes 26 de julio del 2019

Compartir esta noticia
67
Visitas

No cabe duda que la entrada en funcionamiento del Hospital Clínico de Magallanes, ilusionó a más de algún paciente en relación a la atención médica que ahí recibirían, en los distintos servicios del centro asistencial.

Con las nuevas instalaciones, fueron muchos los que pensaron que se solucionarían las demandas por una mejor salud, pero lo cierto es que una óptima infraestructura, no implica necesariamente que todo vaya a ser una maravilla.

Ciertamente la falta de resolución en materia quirúrgica y consultas de especialidades ha sido una piedra que ningún gobierno ha podido sacarse del zapato.

Pese a los esfuerzos desplegados por la dirección del Servicio de Salud y también por el actual gobierno, por reducir las listas de espera en materia de cirugías no garantizadas por el Auge, los requerimientos siguen creciendo.

Así lo da cuenta un informe elaborado por la Subsecretaría de Redes Asistenciales, el cual establece que en la región hay casi 3 mil pacientes que esperan por alguna cirugía, siendo las más demandadas las del tipo digestiva y traumatológica.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurría en períodos anteriores, en la actualidad la espera de los pacientes por acceder a un procedimiento quirúrgico no supera los dos años.

Sólo el año 2018, en el Hospital Clínico, se practicaron más de 3.940 cirugías, mientras que 1.221 pacientes salieron de la lista de espera.

Por otra parte, en la región la lista de consultas de especialidad la integran más de 19 mil personas, con una espera, en promedio, de 253 días.

Frente a este alarmante escenario, donde queda de manifiesto que la capacidad productiva en el sector público está al debe, es necesario buscar una solución ahora y sacar conclusiones para el futuro de esta dura experiencia, al tratarse de un problema que ha ido creciendo a través del tiempo.

Es un tema dramático si consideramos que detrás de cada una de estas personas enfermas, en la mayoría de los casos, no tiene otra alternativa de solución que la que está dispuesto a ofrecerle el Estado de Chile.

La experiencia internacional indica que no es posible terminar con las listas de espera en materia de salud, al primar una serie de factores, tales como el perfil demográfico, epidemiológico, las capacidades tecnológicas instaladas, las preferencias de los pacientes, que influyen en el surgimiento de casos nuevos que ingresan a los hospitales públicos para ser resueltos.