Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill
EDITORIAL

La libertad de prensa y la protección al ejercicio periodístico

Por La Prensa Austral domingo 8 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
85
Visitas

Como todos los años, el pasado 3 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, efeméride establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Este año, la fecha coincidió con tres hitos importantes: el 250º aniversario de la primera ley de libertad de información del mundo, que abarcaba a las actuales Suecia y Finlandia; el 25º aniversario de la aprobación de la declaración de principios sobre la libertad de prensa de Windhoek, Namibia; y que 2016 es el primero del ciclo de 15 años de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Onu.
Más allá de esta feliz coincidencia, existe unanimidad en comprender y sostener que la libertad de información es fundamental y está considerada como uno de los derechos humanos. Por ende, la protección, a su vez, de la libertad de prensa es esencial, sobre todo frente a los intentos de censura y el exceso de vigilancia.
Este aniversario, sin embargo, encontró a Chile con un debate por el intento de establecer medidas restrictivas al ejercicio periodístico, especialmente en lo que se refiere al acceso a la fuente so pretexto de custodiar la confidencialidad de las investigaciones que lleva adelante el Ministerio Público.
La mirada se debe volcar, entonces, hacia el periodismo que tiene como rol social precisamente hacer efectivo el derecho que tiene cada ser humano de informarse y de expresar su opinión.
Entendido también como “vigilante”, el periodismo contribuye a que haya un control respecto del accionar de las instituciones políticas y sociales.
En Chile, ha quedado más que claro que, mientras otras entidades han fallado en su rol de supervigilar, controlar y sancionar actuaciones de abuso de poder, falta de probidad y/o constitutivas de delito, entre otras, ha sido la labor investigativa de los periodistas la que ha sacado a la luz casos como los antes referidos, en muchos de los cuales ha existido una connivencia entre los actores políticos y poderes económicos y militares.
Las escuelas de Periodismo tienen una gran labor, en cuanto a mejorar la formación de las nuevas generaciones de periodistas, a fin de dotarlos de mayores elementos para ejercer en propiedad su rol social.
A la vez, las jefaturas de turno en todos los ámbitos deben mirar y tratar con respeto a quienes, no por sí, sino en representación de un medio de comunicación y mandatados por la sociedad, llegan a sus puertas requiriendo declaraciones y antecedentes.