Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera
EDITORIAL

La necesaria reestructuración de la Cormupa

Por La Prensa Austral viernes 17 de noviembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
132
Visitas

Con un déficit cre-
ciente, agudiza-do en los últimos años, el área de Educación de la Corporación Municipal de Punta Arenas está en crisis total y, más allá de consideraciones o bandos políticos, existe claridad en que uno de sus problemas es que se ha contratado a muchos profesionales y asesores en los últimos años, mientras, inversamente a esto, la matrícula de los establecimientos que dependen de ella ha ido reduciéndose.
En la víspera y no con menos polémica ni oposición, se presentó la propuesta del Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal (Padem) para el próximo año, la cual fue rechazada por el Concejo Municipal por seis votos en contra y sólo tres a favor. Algunos concejales que se opusieron a entregar su venia alegaron que este plan fue ingresado y sometido tardíamente a su consideración.
Pero, pese a las acusaciones de falta de transparencia y de ser un plan inconsulto, el Padem regirá los destinos de la enseñanza municipal el próximo año.
Según los datos expuestos, actualmente los establecimientos municipales albergan a 12 mil 500 alumnos y la dotación de la Cormupa llega a 2 mil 300 trabajadores, lo cual es excesivo. Por ello, una de las principales medidas propuestas apunta, precisamente, a reducir personal, al menos, en un 10%. Esta racionalización del recurso humano sería posible llevando adelante un proceso de eliminación de cargos que no cumplen ninguna función ni aportan al sistema educacional, ajustes en la administración central e incentivos al retiro voluntario.
Si bien una de las críticas apuntó a la disponibilidad de recursos para enfrentar el despido de 286 funcionarios, desde la alcaldía se ha explicado que el Paden es dinámico y que no quiere decir que, a partir del 1 de enero del próximo año, tal cantidad de personas dejen de trabajar. Esta adecuación se hará en la medida que se vayan allegando recursos y la idea es que, en conversación con cada director de colegio y según la matrícula y necesidades reales de cada comunidad escolar, se vayan estableciendo las desvinculaciones que sean necesarias.
Así, se puede compartir las objeciones respecto de la forma en que se terminó presentando el Padem, pero no el fondo.