Necrológicas
  • Nolberto Robinson Villarroel Barría
  • Beba Babaic Smith
EDITORIAL

La precariedad de los guardiayudas

Por La Prensa Austral domingo 7 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Se esperaba que durante la sesión del miércoles recién pasado el Concejo Municipal de Punta Arenas llegara a un acuerdo para poner fin al contrato que otorgó la concesión del servicio de cobro de estacionamientos a la empresa Sur Romeral Ltda.

Empero, la votación efectuada no permitió aquello, pues esta propuesta requería cinco votos a favor, de un total de nueve, y sólo respaldaron tal paso el alcalde Claudio Radonich y los concejales Alicia Stipicic, Alejandro Soler y Germán Flores. El resto de los ediles optó por abstenerse: Daniela Panicucci, Verónica Aguilar, José Aguilante, Arturo Díaz y Mauricio Bahamonde.

En la discusión, este grupo de concejales arguyó que requiere más antecedentes para poder afinar su postura y se hizo ver que tuvo un peso importante la demanda que presentó la compañía en contra de la municipalidad por supuestas irregularidades y en la que exige que se le indemnice por 3 mil millones de pesos y que no se haga efectivo el cobro de las boletas de garantías.

Lo que corresponde ahora es que haya, en unas dos semanas, una nueva votación. Si ésta no prospera, será el jefe comunal el que tendrá que zanjar este asunto.

Este proceso licitatorio resultó un tanto ripioso y derivó en una relación contractual que -por diversos motivos- se fue enrareciendo y que ahora está totalmente enmarañada.

Para el alcalde, la mejor solución es caducar el contrato. Mientras se da curso a ello y se levanta una nueva subasta pública, la municipalidad de Punta Arenas dejará de percibir unos $50 millones mensuales y correrá el riesgo de que prospere en su contra la demanda de Sur Romeral Ltda..

En medio de los dimes y diretes entre la municipalidad y la empresa, han quedado las decenas de trabajadores, cuya fuente laboral nuevamente está en suspenso y se precariza. Estos guardiayudas ya están divididos y se ha informado que, ante un nuevo proceso licitatorio, deberían esperar hasta septiembre para poder ser recontratados. Además, trabajar en tales condiciones agrega un factor de angustia que, en medio de una pandemia, en nada aporta para la salud mental de estas personas y sus familias.