Necrológicas
  • Eliana Almonacid Uribe
  • Francisco Becerra Galindo
  • Juanita Jaksic vda. de Ojeda
EDITORIAL

La responsabilidad de los jóvenes frente al volante

Por La Prensa Austral martes 19 de febrero del 2019

Compartir esta noticia
54
Visitas

Los accidentes de tránsito matan cada vez más personas en todo el mundo, dejando un saldo de 1,35 millones de fallecidos anualmente, siendo la principal causa de muerte de jóvenes en Chile.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud, OMS, criticó las campañas para combatir la seguridad vial en las carreteras del mundo, pues la cifra de fatalidades sigue incrementándose.

Una de las principales causas de muertes, es el exceso de velocidad y el consumo indebido de alcohol.

De ahí que resulta plenamente atendible los reiterativos llamados que realiza la autoridad a los automovilistas enfatizando sobre una conducción responsable, de manera de no exponerse innecesariamente al riesgo.

Y, es que pese a todas las campañas y recomendaciones desplegadas, incluso con el endurecimiento de las penas en el caso de la “Ley Emilia”, particularmente los jóvenes no han asimilado los peligros a que se exponen cada vez que circulan a alta velocidad o con alcohol en el cuerpo.

Es muy probable que las campañas preventivas de Carabineros no estén llegando al segmento juvenil de la población, el cual se ha caracterizado por no respetar las normas de tránsito.

Las campañas de prevención impulsadas por el gobierno y sus instituciones han apelado a todos los argumentos posibles. Sin embargo, todo hace suponer que sin el compromiso real de las personas todo esfuerzo que se haga será absolutamente en vano.

Por sus características geográficas, Magallanes es una zona difícil en términos de seguridad vial. Si a ello agregamos la conducta irresponsable en los conductores el resultado en ningún caso puede ser otro que las tristes cifras que exhibimos en materia de accidentes de tránsito.

Frente a situaciones como las descritas, Carabineros ha reiterado su llamado al compromiso de las personas.

Por todo lo anterior, hasta que no se asuma una conducta distinta al conducir, deberemos seguir lamentando accidentes.