Necrológicas
  • Claudio Alejandro Saldivia Muñoz
  • Juan Orlando Raín Villegas
EDITORIAL

Las mujeres rurales

Por La Prensa Austral sábado 17 de octubre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Cada 15 de octubre, se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales, luego de que dicha efeméride fuera instaurada por la Organización de las Naciones Unidas en 2008.

En Magallanes, esta fecha cobra mayor relevancia al apreciarse que, en la última década, se ha ido consolidando una reactivación de la actividad hortofrutícola y también del desarrollo del campesinado rural.

Como en muchas otras actividades, las mujeres han cobrado protagonismo y en esto, además del propio empuje femenino, se tiene que reconocer el apoyo sistemático que, sobre todo en los últimos años, han venido desarrollando entidades como Indap.

Por un lado, ha estado la inversión pública para apañar proyectos que han resultado fundamentales, como la construcción e instalación de invernaderos, sistemas de riego y pozos comunitarios, la adquisición de maquinarias, semillas, fertilizantes, entre otras iniciativas.

La capacitación y los talleres también han permitido mejorar la producción de los predios rurales, elevando los estándares de ésta, y ha aportado lo suyo para abrir nuevos y más expeditos y rentables canales de comercialización.

El estímulo al trabajo cooperativo también ha sido un pilar de este renacer agrícola y esto ha redundado en aumento y diversificación de la oferta de productos regionales frescos.

También es importante remarcar que en este rubro se ha dado en forma natural un proceso de descentralización y desarrollo más equitativo dentro de nuestro propio territorio.

Hoy, alrededor del 50% de los beneficiarios de Indap son mujeres, quienes están jugando un rol capital en el suministro alimentario y la nutrición, sobre todo en el contexto de la pandemia, donde una alimentación más saludable favorece al sistema inmunológico.

Un número importante de ellas son, a la vez, jefas de hogar y, con el fruto del trabajo en sus huertas caseras y predios rurales, educan a sus hijos y mantienen a sus familias. 

Cada peso público que se destina a favor del desarrollo de las mujeres rurales magallánicas es, en tal sentido, una de las mejores inversiones que un gobierno puede hacer en nuestra zona.