Necrológicas
  • Filomena Mayorga
EDITORIAL

Límite a la reelección de parlamentarios y otros cargos

Por La Prensa Austral martes 5 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
66
Visitas

La Comisión de Constitución del Senado aprobó ayer, por unanimidad, la idea de legislar en torno al proyecto que busca poner límite a la reelección de parlamentarios y de alcaldes y concejales.

Se trata de una iniciativa que lleva años arrastrándose, sin que, hasta el momento, se haya podido generar un consenso para evitar que algunos legisladores y autoridades municipales sobrepasen todo decoro y se atornillen en sus escaños por décadas.

Esto ha sucedido con un buen número de alcaldes, algunos de los cuales vienen ganando elecciones sucesivas desde el retorno de la democracia y también con un grupo no menor de legisladores que se han mantenido en alguna de las cámaras por dos o tres períodos y/o, iniciando su carrera política como diputado, han optado por seguir “sirviendo” al país desde el Senado.

En lo fundamental, la iniciativa que se aprobó ayer en la citada comisión de la Cámara Alta plantea que los senadores puedan ser reelegidos sucesivamente por una sola vez y que los diputados lo podrán hacer hasta por dos períodos  consecutivos. En tanto, los consejeros regionales, alcaldes y concejales también podrán ser escogidos nuevamente hasta dos veces más.

Esto implica, por ejemplo, que un diputado podría estar hasta 12 años en la Cámara Baja y un senador, hasta 16 años.

Lo que resulta indignante es que la iniciativa plantea que para tales autoridades se contará el actual período como el primero y la mayoría ya lleva años ejerciendo en el Congreso y en diversas alcaldías. Es decir, un senador que está en su segundo período completará 16 años en el cargo y esta ley le permitirá ser reelecto por otros 8 años. En total, cualquiera de los senadores en ejercicio podría estar 24 años en el Senado. Un diputado que ya lleve 12 años podría, si cuenta con el favor popular, volver a ser elegido dos veces y estar en dicho cargo por otros ocho años más, cumpliendo así 20 años en la Cámara Baja. ¡Qué decir si esta misma persona optara, luego, por seguir su carrera política desde el Senado! Estaría 36 años en el Poder Legislativo.

Una vez más, nuestros legisladores están legislando teniendo sólo en cuenta sus propios intereses.