Necrológicas
  • Pablo Alvarez Arcos
  • Jorge García Vera
EDITORIAL

Los magallánicos alzaron la voz en las calles

Por La Prensa Austral martes 18 de junio del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
149
Visitas

La mayor manifestación ciudadana después de la resonante y multitudinaria movilización en contra del alza de la tarifa del gas domiciliario el año 2011, se tomó las calles este domingo en Punta Arenas.

La interminable caravana vehicular y el posterior masivo acto público en la Plaza de Armas perseguía demostrar a organizaciones ambientalistas y a los propios tribunales el descontento de un importante sector de la población frente a las trabas impuestas a la continuidad de las actividades de la Mina Invierno y a la expansión del quehacer acuícola.

Se trata de dos rubros económicos que últimamente han estado en el ojo del huracán. En el caso de Mina Invierno su producción a mayo alcanzó apenas un 50 por ciento de lo originalmente planificado, factor que suma pérdidas por 16 millones de dólares, ante la prohibición del uso de tronaduras más allá de la cota 100 sobre el nivel del mar. Por su parte, la salmonicultura, específicamente la empresa Nova Austral, se ve enfrentada al incierto escenario que plantea hacer uso acuícola en el canal Beagle, con miras a explotar cuatro concesiones que a su vez adquirió a la empresa Cabo Pilar, cuya vigencia de los permisos es materia de análisis por parte de la Contraloría General de la República.

Es sabido que la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de industrias despierta sensibilidades en el común de la población, la que lejos de los cuidados medioambiental y ecológico, apela a la intervención del gobierno para revertir este drástico panorama.

La movilización de este domingo dejó en claro que gran parte de la gente no está de acuerdo con el traspié al que se ha visto expuesto principalmente el proyecto minero y su método de tronaduras, sino que, por el contrario, demanda la mantención de las fuentes laborales en riesgo, al ser una actividad productiva que se ha constituido en un pilar de la economía regional.

Para los organizadores, el Comité para la Defensa de Magallanes, la protesta cumplió plenamente su finalidad, al instalar en la opinión pública la preocupación manifiesta sobre un eventual cierre de fuentes laborales y la pasividad del gobierno en esta materia.

Si bien Magallanes es capaz de levantar su voz y organizar a sus ciudadanos en procura de alcanzar sus objetivos, no es menos cierto que estamos insertos en un estado de Derecho, cuyo deber es velar por el cumplimiento de la normativa vigente y tutelar la preservación de la naturaleza, aunque muchas veces no resulta fácil armonizar intereses y derechos que se muestran antagónicos.