Necrológicas
  • Vania Vodanovic Pistelli
  • María Teresa Cheuquepil Millaquén
  • María Patricia Vargas Fuentes
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • Edith Cari Andrade
  • María Almonacid Miranda
EDITORIAL

Los peligros tras la nueva Ley de Educación Superior

Por La Prensa Austral sábado 2 de junio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
95
Visitas

Sin ninguna pompa, comenzó a regir la nueva Ley de Educación Superior, cuyo texto fue publicado este martes en el Diario Oficial. Ello, tras cuatro años de discusión entre diversos actores y 18 meses de trámite en ambas cámaras del Congreso Nacional.

La falta de boato gubernamental para poner en marcha esta legislación fue cuestionada por representantes de la ex Nueva Mayoría, pero, entre los detractores de la norma, se endilga a que la ley no gusta a todos y contiene un intrincado diseño, lo que hace temer que su puesta en marcha no tendrá los resultados positivos esperados.

Uno de los plazos más inmediatos que se tienen que cumplir es el relativo a los 60 días dispuestos (29 de julio) para que las universidades adscritas a la gratuidad decidan y comuniquen al Ministerio de Educación si se mantendrán bajo tal esquema o si decidirán abandonar esta política de financiamiento.

El problema está dado por-que la legislación establece nuevas reglas para las instituciones que adscriben a la gratuidad, regulando no sólo el arancel para aquellos alumnos pertenecientes al sexto decil, sino los aranceles de los deciles séptimo al noveno. Sólo quedará libre el décimo decil.

Esta constatación ha hecho que varios rectores formulen sus aprensiones sobre los efectos negativos que tendría para sus planteles mantener el sistema de gratuidad. Derechamente, se teme que se generen serios problemas financieros.

Estas consideraciones, ade-más de otras normas -como las restricciones para ampliar la matrícula- pueden llevar a muchas universidades, sobre todo las más complejas, a dejar la gratuidad.

Como en casos anteriores, la nueva Ley de Educación Superior genera demasiadas dudas y su implementación puede conllevar un serio riesgo de segmentar el sistema con universidades de calidad para la gente con mayor poder adquisitivo y otras para los estudiantes de familias pobres, similar a lo que se produce en la educación básica y media.