Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio
EDITORIAL

Los vaivenes de los proyectos de la Reforma Educacional

En un nuevo cambio sorpresivo, ayer la ministra de Educación, Adriana Delpiano, anunció que el gobierno resolvió postergar el envío al Congreso del proyecto de ley sobre educación superior.
[…]

Por La Prensa Austral miércoles 26 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
45
Visitas

En un nuevo cambio sorpresivo, ayer la ministra de Educación, Adriana Delpiano, anunció que el gobierno resolvió postergar el envío al Congreso del proyecto de ley sobre educación superior.
El Ejecutivo se había comprometido a remitir el mensaje presidencial al Legislativo du-rante el próximo mes de septiembre. Ahora, acota que lo hará a fin de año.
La ministra desdramatizó lo resuelto, planteando que así se tendrá todo el 2016 para discutir la iniciativa.
Esto pareció responder a advertencias que vinieron de ex ministros del ramo, rectorías y expertos en la materia que consideraron que el texto adolecía de indefiniciones y demasiados vacíos.
Pero, de paso, la ministra debió aclarar que ello en nada afectará el empeño gubernamental de que, a partir del próximo año, comience a regir la gratuidad para el 50% de los estudiantes de familias más vulnerables.
En días anteriores, la propia gratuidad había tenido al Mineduc como actor de vaivenes y desaguisados respecto de los criterios que regirán para que las universidades, centros de formación técnica e institutos puedan contar con el beneficio para sus alumnos de educación gratuita.
Los cambios a la gratuidad anunciados la semana pasada a través de su página web fueron echados atrás, argumentándose que fue un error y que rigen los criterios definidos tras el cónclave de la Nueva Mayoría.
Obviamente que estas fluctuaciones en los criterios han enfrentado a las rectorías de las casas de estudios superiores y se ha visto al gobierno cediendo a las presiones de las universidades privadas y siendo extremadamente errático.
A ello, se suma que existe total incerteza respecto de si los dineros recaudados por la Reforma Tributaria alcanzarán o no para costear la gratuidad y el paquete de medidas que conllevará la implementación de la Reforma Educacional.
Ello, unido a todas estas modificaciones respecto de criterios, tiempos y contenidos, no hace sino pensar que esta reforma es completamente improvisada.