Necrológicas
  • María "Mila" Muñoz Gómez
  • Herminda del Carmen Contreras García
  • Belarmino Segundo Burgos Vásquez
EDITORIAL

Magallanes, región con más niños obesos de kínder y primero básico

Por La Prensa Austral miércoles 16 de noviembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
130
Visitas

Alarmante es el avance en el tiempo de la obesidad y el sobrepeso en niños preescolares y del primer ciclo básico.
Así se constata en el último “mapa nutricional” elaborado por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) practicado a 742 mil alumnos de prekínder, kínder, primero básico y primero medio. La muestra representa al 83,6% del total de matriculados en los establecimientos municipales y subvencionados.
Esta verdadera radiografía del estado nutricional de los menores arrojó que el 50,8% de los niños de kínder y el 51,1% de primero básico son obesos o exhiben sobrepeso.
La tendencia es clara: en 1997,  el 12,8% de los niños era obeso en primero básico; en 2007, eran el 20,9%; y hoy son el 24,2%.
Si estas estadísticas por sí solas ya no fueran preocupantes, lo es aún más el hecho de que Magallanes figura, junto con Aysén, como la región que tiene más niños obesos.
En prekínder, éstos representan el 26,4% en prekínder; 29%, en primero básico; y 16,2%, en primero medio.
En nuestro caso, los expertos argumentan que hay razones sociales y ambientales que inciden en que haya más niños y niñas con problemas, ya que son fuertes los patrones culturales alimentarios heredados y que se relaciona con el alto consumo de carbohidratos.
Los factores climáticos, de frío y fuertes vientos, también son considerados como inhibidores de la actividad física al aire libre.
El avance de estos índices de malnutrición llevan a concluir que han fracasado, en buena medida, las políticas públicas y surge un cuestionamiento al Ministerio de Educación que no ha querido asumir la enseñanza de la alimentación saludable ni ha incrementado las horas de educación física.
Es obvio que la ley de etiquetado apunta en el sentido correcto, pero por sí sola no permitirá que se realicen profundos cambios alimentarios y se combata el sedentarismo.