Necrológicas
  • Filomena Mayorga
EDITORIAL

Maza, ciencia y cultura

Por La Prensa Austral sábado 1 de junio del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
46
Visitas

Recibir el reconocimiento de los pares y de la comunidad a la que uno pertenece siempre llena de satisfacción, aún a la más humilde de las personas. Idem, cuando se trata de intelectuales y profesionales de alto vuelo.

De igual forma, poder compartir con aquellos que han sido designados Premio Na-cional es todo un privilegio y una experiencia marcadora y, en no pocos casos, un hito que cambia la vida de muchos abriéndoles la mente y encaminándoles por nuevos rumbos.

José Maza, Premio Nacional de Ciencias Exactas 1999, estuvo nuevamente en Punta Arenas gracias a una feliz iniciativa de la secretaría regional ministerial de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Pero, esta vez, dictando charlas para estudiantes de enseñanza media, a la cual pudieron acceder alumnos de diversos liceos de la ciudad.

Ser un best-seller con libros sobre ciencia es un gran logro, sobre todo en momentos en que la inmediatez de la transmisión de datos e información y la ligereza y la banalidad de la mayor parte de estos contenidos nos abruma y embrutece como sociedad.

Basándose en su libro “Somos polvo de estrellas”, Maza encantó a los estudiantes con sus conocimientos y respondió las más disímiles de las preguntas. Todos quienes ayer pudieron participar de estas charlas llegaron a sus hogares y a sus grupos de amigos a comentar lo vivido y aprendido. Será, sin duda, una experiencia inolvidable.

Como el propio Maza lo declaró en una entrevista a este medio, una de las misiones de los ministerios de Ciencia y de las Culturas, las Artes y el Patrimonio es traspasar cultura a la población, en general. No debe existir un grupo de privilegiados pues todos tienen la posibilidad de pensar y asociar ideas. Quizás la única diferencia es que quien tiene mayor conocimiento debe usar palabras más sencillas para que la gente lo entienda. En aquello hay una tremenda grandeza.