Necrológicas
  • Luis "Luchito" Mansilla Cárcamo
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica
EDITORIAL

Medidas gubernamentales pro equidad de género

Por La Prensa Austral viernes 25 de mayo del 2018

Compartir esta noticia
55
Visitas

El Presidente Piñera lanzó en la víspera lo que se ha denominado Agenda Mujer, que tiene como base la equidad de género, incluyendo en ella una reforma constitucional y diversas medidas que buscan garantizar de mejor manera los derechos de las mujeres en todos los ámbitos.

Respecto de la enmienda a la Constitución, se apuesta por consagrar en el artículo 1 que es una obligación del Estado promover y garantizar la plena igualdad de derechos, deberes y dignidad entre hombres y mujeres.

La primera interpretación de este anuncio es que con él Piñera intenta no repetir errores de su anterior gobierno y responder a las demandas ciudadanas, marcadas en las últimas semanas por las marchas feministas.

El contenido de esta agenda pro equidad de género ha gatillado reacciones contrapuestas, considerando los partidarios del gobierno que va en el sentido correcto y que recoge gran parte de los aspectos en que se evidencia una gran desigualdad. Puntualmente sobre aquellos aspectos que deberán ser definidos en el Congreso, se ha resaltado que la aprobación de los proyectos identificados permitirá eliminar todas las discriminaciones legales de la legislación chilena.

Sin embargo, uno de los primeros dardos arguyó que esta agenda demostraría el desconocimiento que existe en el actual gobierno de esta compleja materia, que gran parte de los proyectos ya estaban en el Congreso –si bien durmiendo el sueño de los justos- y que evidencia una real intención de hacerse cargo de las demandas de las mujeres, principalmente aquello de avanzar hacia una educación no sexista.

Siguiendo dicha línea de cuestionamiento, el anuncio presidencial se presenta como un colage que recoge medidas ya enunciadas y proyectos pendientes.

Con demasiados aspectos por definir, varios de los cua-les ya resultan controversiales, cabe, al menos, valorar que la agenda pro género del gobierno intente sintonizar con la urgente necesidad de que en este país las mujeres reciban el mismo trato que los hombres.