Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
  • Emilio Mendoza Silva
EDITORIAL

Medios de prensa para la democracia

Por La Prensa Austral sábado 4 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Ayer se conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, oportunidad propicia para, junto con celebrar los principios fundamentales de ésta, evaluar cuál es su situación en el mundo, defender los medios de comunicación y sus profesionales que están siendo atacados en su independencia y rendir homenaje a los periodistas que han perdido sus vidas en el cumplimiento de su deber.

Este año esta conmemoración tuvo como lema “Medios para la democracia: periodismo y elecciones en los tiempos de la desinformación” y se buscó centrar la reflexión en los desafíos que enfrenta hoy la prensa durante las jornadas electorales y su papel en los procesos de paz y reconciliación.

La temática escogida resulta muy apropiada, pues una rápida mirada al vecindario latinoamericano nos da cuenta de cuán feble es aquella libertad de prensa y cuán amenazados están los medios de comunicación y aquellos periodistas que osan cumplir con el imperativo ético de informar.

Simultáneamente, los medios tradicionales viven un complejo escenario, en el cual están buscando adaptarse a los cambios tecnológicos.

Además, en tiempos del uso masivo de las redes sociales y de una enloquecedora instantaneidad es creciente la desinformación y el bombardeo de noticias falsas.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que la libertad de expresión es un derecho fundamental, lo que incluye el no ser molestado a causa de las opiniones que se emiten, el poder investigar y recibir informaciones y opiniones y difundirlas por cualquier medio de expresión.

Pero, este ejercicio debe ser ético, lo cual -en buena parte de los países- está garantizado por aquellos medios que son dirigidos por periodistas y/o cuentan con equipos de redacción conformados por este tipo de profesionales universitarios.

Como sociedad, se deben establecer los resguardos para que siga existiendo una prensa libre y objetiva, que garantice el pluralismo de las opiniones, como base para una democracia sana.