Necrológicas
  • Arsenio José Campos Soto
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Carlos Chandía Vargas
  • Adriana Henseleit de Martínez
EDITORIAL

Migrantes y discriminación racial

Por La Prensa Austral miércoles 23 de marzo del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
646
Visitas

Rememorando una de las masacres más violentas  basadas en la segregación de razas que registra la historia reciente, Naciones Unidas decretó el 21 de marzo como el Día Internacional contra la Discriminación Racial, fecha que se conmemoró precisamente este lunes en todo el mundo.
Ello, a fin de recordar lo sucedido el 21 de marzo de 1960, en la localidad de Sharpville (Sudáfrica), en que, producto de las políticas del apartheid, la represión cobró la vida de 69 personas negras y casi 200 heridos.
Para los chilenos, podría aparecer estéril esta efeméride, pero nuestra sociedad no está ajena a expresiones culturales racistas y discriminatorias, sobre todo en tiempos en que es creciente el número de personas de los países vecinos y de otras latitudes que han cruzado las fronteras buscando mejores oportunidades para sí y los suyos.
Según las estadísticas que maneja Naciones Unidas, Chile es el país en la región que ha experimentado el mayor flujo migratorio en los últimos años. De acuerdo a los datos del Departamento de Extranjería y Migraciones, dependiente del Ministerio del Interior, hace un año había cerca de 500 mil extranjeros avecindados en el territorio.
Desde la subsecretaría del Interior, se ha informado que, entre 2006 y 2014, la tasa de crecimiento de inmigrantes fue de 78,5%.
Magallanes no se ha escapado a esta ola migratoria y también ha experimentado un fuerte crecimiento, lo que conlleva enormes desafíos para una zona pequeña, en términos de políticas sociales, laborales y culturales, ya que una inclusión efectiva pasa por el reconocimiento del otro, su dignidad y del aporte que puede hacer.
Además de los problemas propios que enfrenta toda persona que deja sus tierras en busca de nuevos horizontes, esta nueva ola migratoria choca hoy con la discriminación racial, ya que, pese a todo lo que se ha avanzado en dicha materia, subyacen credos y aspectos culturales que desvalorizan a quienes no comparten el mismo color de piel.
Se trata de un asunto que no debe ser descuidado no sólo en términos de las políticas públicas, sino en cuanto a la formación valórica de nuestros niños y niñas y a la incorporación efectiva de los extranjeros en la vida magallánica.