Necrológicas
  • Iris Díaz de Pérez
  • Nelson Soto Cárcamo
EDITORIAL

Mujeres afectadas por el Covid-19

Por La Prensa Austral martes 21 de abril del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Es innegable que ni el país ni la región estaban preparados para una emergencia sanitaria como la que sobrevino con el Covid-19 y sus consecuencias en todos los ámbitos del quehacer nacional y regional.

A la inquietud que existe respecto de la capacidad hospitalaria de Magallanes -sobre todo respecto del tratamiento para los pacientes críticos-, se agrega desde hace unas semanas la preocupación respecto de los efectos del prolongado aislamiento social y la cuarentena.

Uno de los indicadores de este efecto negativo es el aumento de las llamadas a los teléfonos que reciben denuncias de violencia intrafamiliar. El incremento de la ingesta alcohólica y consumo de otras drogas en los hogares y el encierro de las familias, muchas de las cuales deben convivir en espacios mínimos, amén de las enfermedades mentales agravadas por el estrés, han redundado en que un número creciente de mujeres y sus hijos sea objeto de maltrato.

Se trata de una situación que, si bien siempre preocupa, resulta aún más angustiante debido al enclaustramiento al cual están sometidas las personas y a que se reducen las posibilidades de realizar denuncias oportunas y de separar al agresor de su víctima.

A estos datos poco alentadores, se une la denuncia efectuada en días pasados por los funcionarios de la oficina regional del Servicio Nacional de la Mujer y de Equidad de Género (Sernameg), en cuanto a que, debido a la crisis sanitaria que enfrenta el país y sus derivados económicos, se ha solicitado a diferentes reparticiones públicas el reducir sus planes de inversión, a fin de reorientar dichos recursos.

Uno de los programas que se verá afectado es el denominado Mujer Trabaja Tranquila (ex 4 a 7), que permite a los hijos de madres que trabajan mantenerse en establecimientos educacionales mientras sus progenitoras acuden a sus labores remuneradas.

Se estima que este recorte perjudicará a 150 jefas de hogar y que se verán desatendidos unos 200 niños de la región debido a lo que se calificó como “decisión unilateral” de la directora nacional del Sernameg.

Es aconsejable que medidas como éstas sean revisadas, pues resulta otro maltrato gratuito hacia las mujeres que, con esfuerzo diario, buscan sacar adelante solas a sus hijos y ven cómo se cierran puertas que le aportaban algún alivio.

En esta pandemia, las mujeres están siendo las más afectadas y eso es parte de la inequidad de género que persiste en nuestra región y en el país, en general.