Necrológicas
EDITORIAL

Nueva tragedia en el estrecho de Magallanes

Por La Prensa Austral martes 12 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
179
Visitas

Consternación causó en la co-
munidad ma-gallánica la in-
formación so-
bre el naufragio de la barcaza Valentina registrado a fines de la semana pasada, mientras prestaba servicios a la empresa Nova Austral.
También el hundimiento y el deceso comprobado de cuatro de los cinco ocupantes (cuatro cuerpos han sido encontrados sin vida e identificados y resta hallar al patrón de la embarcación) enlutó no sólo a sus respectivas familias, sino a sus compañeros de labores de las compañías involucradas directa e indirectamente en esta tragedia.
La navegación en la zona austral presenta dificultades adicionales y el cruce del estrecho de Magallanes ha cobrado numerosas vidas.
Las particulares condiciones climáticas hacen riesgoso el tránsito por este paso y ello demanda que los capitanes y tripulación tengan experiencia acreditada para guiar las embarcaciones y para sopesar si es prudente navegar o si es mejor fondear, esperando que los vientos y las marejadas amainen.
Aunque aún no se han encontrado restos de la nave y, por ende, está en curso la investigación del accidente, se han planteado algunos hechos, como, precisamente, que hubo mal tiempo el día y la noche en que se registró el hundimiento, con presencia de viento, lluvia y marejadas en el sector aledaño a cabo Froward.
A esta contingencia climática, se agrega que, pese a que la nave estaba con los documentos y permisos vigentes, existe el testimonio de personas que han acusado que la barcaza no estaba en condiciones óptimas para trabajar, denuncia que tendrá que ser encarada por el armador.
También se registró como irregular que la embarcación haya recogido a dos pasajeros que no estaban dentro de su nómina de tripulantes y ocupantes, hecho que también requerirá una aclaración de parte del propietario.
Lo sucedido lleva, entonces, a plantear que se debe exigir mayor responsabilidad de los armadores y que resulta prudente demandar una acción más rigurosa de la gobernación marítima y de la comisión local de inspección de naves.