Necrológicas
EDITORIAL

Obra salesiana en Ultima Esperanza

Por La Prensa Austral sábado 19 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

La preclara visión de Juan Bosco de educar a los niños y adolescentes, sobre todo aquellos que vivían en su siglo en medio de la pobreza y sin mayores oportunidades, cambió el mundo.

El fundador de la Congregación Salesiana desarrolló un moderno sistema pedagógico, conocido como sistema preventivo y promovió en todo el orbe la construcción de obras educativas destinadas, precisamente, a tal fin: enseñar y formar a los niños y la juventud más necesitados.

La Patagonia tiene una gran deuda de gratitud con Don Bosco y todos aquellos misioneros italianos que llegaron a hacer realidad el sueño de este hombre.

Ayer, en Puerto Natales se celebró el centenario precisamente del liceo que lleva el nombre del misionero italiano que trajo a la Patagonia el sueño de Don Bosco. El Liceo Monseñor Fagnano es el más grande de la Provincia de Ultima Esperanza, con una matrícula de más de mil estudiantes.

Han sido miles los niños y jóvenes formados en este estableciendo a lo largo de estos cien años, con valores y principios cristianos y con una fuerte impronta de educación cívica.

A la luz de los hechos históricos, hoy se aprecia que esta obra tuvo bemoles involuntarios, si se considera el daño colateral que produjo el hacinamiento en las misiones de las etnias nativas.

Sin querer obviar aquello, la obra salesiana en estos lares es inconmensurable, a tal punto que lo que hoy día es nuestra región tiene como uno de sus pilares el esfuerzo de esta congregación que trajo acá monseñor José Fagnano.