Necrológicas
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Mercedes Castro Arias
  • María “Mila” Muñoz Gómez
  • Carlos Chandia
EDITORIAL

Ordenamiento del proceso migratorio en Magallanes

Por La Prensa Austral domingo 24 de junio del 2018

Compartir esta noticia
74
Visitas

Uno de los puntos destacables del gobierno de Piñera ha sido la pronta decisión presidencial de arbitrar medidas tendientes a regular el proceso migratorio, toda vez que a lo largo del país se comenzó a evidenciar un ingreso bastante descontrolado de extranjeros.

El creciente flujo de migrantes y la forma en que ciertas nacionalidades comenzaron a liderar este proceso era preocupante, debido a que, ingresando como turistas, era obvio que la intención de buena parte de estas personas era asentarse en Chile, buscar un trabajo y tener acceso a una mejor calidad de vida que la que estaban teniendo en sus propios países.

Si bien se entiende que la migración es un derecho de todo ser humano, también cada Estado tiene que velar porque la llegada masiva de extranjeros sea regulada y no altere el normal desarrollo de sus habitantes. Recibir refugiados y foráneos que buscan mejores oportunidades demanda de cada país contar con políticas públicas ad hoc. En particular, ello obliga a cuidar que no se vulneren los derechos de los inmigrantes.

Por eso, es importante el llamado que hizo el gobierno a los extranjeros para que acudieran a regularizar su estadía en el país. En el caso magallánico, ayer se conocieron nuevas estadísticas, las que indican que, a la fecha, 1.023 personas de diversas nacionalidades han solicitado residencia en la región. Ello, como fruto del señalado proceso que se inició a fines de abril. A nivel nacional, hay 137 mil 908 inmigrantes inscritos, pero esto es menos de la mitad de los 300 mil extranjeros estimados por el Ejecutivo.

Si bien existe aprensión de parte de las autoridades sobre esta diferencia, el interés del gobierno es que cada persona que habite en el país cumpla con las leyes nacionales y no quede expuesta a arbitrariedades y abusos, como suelen sufrir aquellos que ingresan y se mantienen como ilegales.