Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre
EDITORIAL

Ordenanza contra acoso callejero

Por La Prensa Austral miércoles 1 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
108
Visitas

Punta Arenas se convirtió en la tercera comuna del país en aprobar una ordenanza municipal que prohíbe y sanciona el acoso sexual en las calles, el trans-
porte público y lugares de concurrencia masiva.

El instrumento responde al debate abierto a nivel nacional sobre la forma en que, culturalmente, se ha naturalizado el trato desigual y lesivo hacia las mujeres. Disfrazado de piropos, se ha permitido que los hombres aborden en espacios públicos -y no pocas veces incomoden con sus dichos- a niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres adultas, llegando a degenerar en expresiones y gestos obscenos.

El asunto fue puesto en la mesa del Concejo Municipal por el edil Arturo Díaz y, en forma unánime, este cuerpo colegiado aprobó esta iniciativa, apoyando así el reclamo expresado por diversos gru-pos que abrazan causas feministas y que desean trabajar por promocionar la igualdad de derechos y el respeto hacia las mujeres. Así, Punta Arenas siguió los pasos de las comunas de Recoleta y Las Condes.

Uno de los aspectos que se remarcó en la citada sesión fue que ésta es la primera vez que el Concejo Municipal hace suya y aprueba una iniciativa que, en rigor, nació íntegramente desde la ciudadanía.

Esta ordenanza entrega un marco regulatorio ad hoc a los cambios socioculturales que se están registrando en el país y, seguramente, necesitará adaptaciones, según se vaya aplicando.

Importante es remarcar que una parte medular de este instrumento busca prevenir que las mujeres sean acosadas en los espacios públicos y desnaturalizar aquello y que, de parte de la municipalidad, se demuestra una actitud proactiva en cuanto a contar con una política real de género.

Esto se une a otros esfuerzos que se están haciendo desde la Oficina Comunal de la Mujer tendientes a entregar apoyo efectivo para la autonomía económica y física de las habitantes de esta comuna tanto como su autodefensa en todo tipo de agresiones y violencia, incluida la intrafamiliar.