Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill
EDITORIAL

Organización social para cuidar la ciudad y el medioambiente

Los cambios que se han registrado en el país en las últimas décadas han llevado a que cada vez se otorgue mayor relevancia a la voz y participación de la gente en diversas actividades y decisiones.
[…]

Por La Prensa Austral viernes 4 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
68
Visitas

Los cambios que se han registrado en el país en las últimas décadas han llevado a que cada vez se otorgue mayor relevancia a la voz y participación de la gente en diversas actividades y decisiones.
Son múltiples las áreas en que la gente puede y debe involucrarse y aportar con su ingenio y esfuerzo.
Uno de los temas en que se ha propiciado la participación ciudadana es el que se refiere al cuidado del medioambiente.
En Punta Arenas, la Agrupación Ecológica Patagónica-Humedal Tres Puentes es una de las iniciativas más exitosas al respecto y que, a lo largo de los años, ha demostrado cómo es posible encantar a los habitantes de la ciudad para cuidarla y proteger sus valores materiales e inmateriales.
Esta agrupación nació en 2007 gracias al empeño de un grupo de naturalistas con distintas profesiones, oficios y ocupaciones. Han pasado ocho años desde que, procurando salir en defensa del principal humedal que está inserto en la ciudad, se organizaron para promover que la gente valore este hábitat natural de las aves migrantes, a través de avistamientos y también de campañas de limpieza. Así, también han sido pioneros en la educación ambiental regional, poniendo el acento a dar valor a las reservas naturales urbanas en Punta Arenas.
Por ello, no es extraño que su octavo aniversario lo celebren convocando a los habitantes de Punta Arenas a reunirse este sábado para limpiar el humedal, en coordinación con la municipalidad y la empresa encargada del servicio de recolección de basura. La actividad se denomina “Preparando el nido”, para dar la bienvenida a las aves que llegarán a alimentarse, anidar y criar a sus polluelos.
Nadie sería capaz de imaginar cuán derruido y descuidado estaría el sector si no se hubiera conformado esta organización ciudada-na. Quizás el sitio ya se hu-biera enajenado para algún emprendiendo que tuviera “mayor rédito”.
A la vez, su existencia ha permitido recobrar para Punta Arenas este humedal, darle valor e integrarlo como parte de sus atractivos naturales, amén de que gracias a este movimiento se pudo realizar un trabajo importante, como es el registro histórico de 96 especies.
Para beneficio de Punta Arenas y sus habitantes, ojalá sean cada vez más las organizaciones ciudadanas que se formen para la mantención y el cuidado de los espacios comunes, así como para otras iniciativas de carácter social comunitario.