Necrológicas
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica
  • Yolanda Miranda Andretta
EDITORIAL

Plan de Desarrollo de Zonas Extremas y el futuro gobierno

Por La Prensa Austral martes 19 de diciembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
121
Visitas

En junio de 2014, la Pre-
sidenta Michelle Bache-
let lanzó en Punta Arenas el Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas para la Región de Magallanes y la Antártica Chilena.
Se trató de un hecho histórico para la zona austral, pues por primera vez el Estado de Chile impulsa una cartera de inversiones y medidas administrativas que responden a su carácter geopolítico estratégico y a las reales carencias de una población y territorio que por años vieron dificultado su desarrollo por predominio de criterio centralistas.
Este Plan nació de la participación de la ciudadanía magallánica expresada a través de encuentros de análisis y consultas efectuados en cada una de las provincias de la región, y del estudio en profundidad realizado por el gobierno.
Sólo en Magallanes se contempla invertir en el período 2014-2020 unos 462 mil millones de pesos en un conjunto de obras de infraestructura y desarrollo turístico.
Una de las obras emblemáticas financiada con estos recursos especiales, corresponde al proyecto de construcción del camino Hollemberg-Río Pérez, cuyo avan-ce a la fecha se empina sobre el 50 por ciento. La iniciativa pretende establecer una segunda vía terrestre de conectividad entre la provincia de Magallanes y Ultima Esperanza, abriendo nuevos te-rritorios a la actividad turística, ganadera y forestal.
También figuran la pavimentación del camino Porvenir-Manantiales, proyectos de electrificación y de agua potable para sectores rurales, inversión en aeropuertos, infraestructura portuaria y grandes centros dedicados a la ciencia.
Son obras de largo aliento que demandan continuidad en el tiempo y que desde ya requieren de la voluntad del nuevo gobierno de Sebastián Piñera de asegurar las partidas presupuestarias comprometidas hasta el año 2020, de modo que los proyectos de desarrollo no sufran alteraciones respecto de los plazos preestablecidos por las autoridades de la actual administración.
Ciertamente la mantención y prolongación de este ambicioso plan de inversiones será una forma de saldar la deuda en que quedó el primer gobierno de Piñera con Magallanes luego de la crisis por la amenaza del alza del precio del gas domiciliario, cuyos habitantes sacaron a relucir la memoria en la última elección presidencial.
En todo caso, en octubre pasado, cuando el candidato Piñera visitó Punta Arenas, dejó sentadas las bases, cuando admitió -en una entrevista concedida a La Prensa Austral- que lleva hace mucho tiempo trabajando en un Plan de Desarrollo para esta región, que desde su óptica, es vista como una zona llena de oportunidades. Qué mejor, entonces, potenciar lo ya existente, incorporando nuevas obras.