Necrológicas
EDITORIAL

Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas

“Ustedes lo viven coti-dianamente, que no da lo mismo vivir en Santiago o en otra región muy cercana al centro del país, o vivir acá en Magallanes. Y ustedes lo saben y lo han hecho saber, incluso lo han gritado fuerte, cuando ha sido necesario. No más decisiones desde el centro”.
[…]

Por La Prensa Austral miércoles 1 de julio del 2015

Compartir esta noticia
318
Visitas

“Ustedes lo viven coti-dianamente, que no da lo mismo vivir en Santiago o en otra región muy cercana al centro del país, o vivir acá en Magallanes. Y ustedes lo saben y lo han hecho saber, incluso lo han gritado fuerte, cuando ha sido necesario. No más decisiones desde el centro”.
Con estas palabras, la Presidenta Michelle Bachelet presentó en Punta Arenas el Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas (PDZE) el 17 de junio del año pasado.
Este plan considera a las regiones de Arica y Parinacota, Aysén y Magallanes como zonas extremas, respecto de las cuales se requiere una mirada geopolítica y una fortísima inyección de recursos para cimentar el camino hacia su despegue definitivo.
En conjunto, el PDZE reúne más de 460 proyectos y demandará una inversión estimada en US$5 mil millones, teniendo como horizonte el año 2020.
A casi un año del lanzamiento de esta iniciativa, uno de los reparos ha sido el desconocimiento que existe en la ciudadanía del conjunto de obras que se determinó en beneficio de cada zona, confundiéndose estos proyectos con los sectoriales y/o los convenios de programación entre el respectivo gobierno regional y los ministerios.
En tanto, la principal crítica apunta a la demora en el inicio y ejecución de las obras. Desde el sector productivo, tal ha sido la aprensión expresada por los representantes de cada región.
En el caso de Magallanes, desde la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) se ha planteado que los proyectos aún están en estudio y que gran parte de los recursos comprometidos para este año no habrían ingresado a las arcas regionales.
Una opinión similar es la expresada por el capítulo regional de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), sector que asevera que es ínfimo el avance y mínima la ejecución del plan. Esto, sobre la base de las licitaciones que esperaban se levantaran el año pasado y que, a la fecha, siguen en el tintero.
Entendiendo que siempre pueden existir situaciones no contempladas y adversas, sería importante tener de parte del gobierno magallánico un balance de la marcha del plan, toda vez que el espíritu de éste es hacerse cargo de las carencias objetivas de la población y el territorio, con la finalidad de romper el desequilibrio histórico que ha afectado y afecta a Magallanes.