Necrológicas
  • María Mónica Mena Arenas
  • Margarita Alvarez Mascareño
  • Marcos Santiago Nikovic Jaksic
  • Teresa Segovia Oyarzún
  • Jorge Díaz Cárdenas
  • María Dorila Díaz Barría
EDITORIAL

Polémica por pago de medidores

Por La Prensa Austral viernes 8 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
76
Visitas

Gran polémica ha generado el caso de la instalación de medidores electrónicos destinados a controlar el consumo de energía eléctrica. Según lo informado por diversas compañías, ya se han instalado más de 500 mil medidores “inteligentes” a lo largo de diversas regiones del país, pese a que aún no hay una norma técnica que los rija.

Según la normativa vigente, tal cambio de aparatos tiene como fecha límite octubre de 2025, pero varias compañías se adelantaron a este plazo fatal.

Una de las aristas más bulladas ha sido que se cargará a los clientes el costo de estos dispositivos y, de hecho, ya se ha comenzado a cobrar $200 extra por estos medidores en las respectivas cuentas. La propia ministra de Energía ha planteado que, al ser un activo de las empresas distribuidoras, el alza que se ha aplicado por este concepto se prolongará indefinidamente.

La Asociación de Empresas Eléctricas salió a defender el cambio de medidores sosteniendo que tendrá tres beneficios claros: primero, la lectura será remota y horaria, lo que permitirá al cliente saber cuánto consume en cada momento del día; segundo, la compañía sabrá de inmediato cuándo el usuario se quede sin suministro y ésta procederá a resolver el problema; y tercero, al ser los aparatos bidireccionales, permitirá que se inyecte a la red energía que obtiene por paneles solares u otro método al sistema cuando esté generando más de lo que consume.

En medio de esta polémica, una vez más se determinó que ha sido la desidia de los parlamentarios la que ha ocasionado un gravamen para los chilenos, al aprobar un proyecto de ley que permitió tal cobro. Lamentable resultó el descargo de los diputados al tener que admitir que refrendaron una iniciativa aprobada en el Senado sin leer sus alcances. Frente a esto, no hay mea culpa que sea válido.