Necrológicas
  • María Bernilda Díaz Oyarzo
EDITORIAL

Política de vivienda: mujeres e inmigrantes

Por La Prensa Austral lunes 30 de abril del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Dentro de los méritos que tuvo la gestión del anterior gobierno a nivel regional, fue el buscar soluciones para avanzar en la construcción y entrega de viviendas sociales y para la clase media.

De hecho, existían muchas familias a quienes se les había entregado simbólicamente sus títulos de dominio, pero sin que ni siquiera se hubiera comenzado a levantar los conjuntos habitacionales.

Identificar terrenos aptos para erigir departamentos o casas básicas fue uno de los primeros cometidos de las anteriores jefaturas. Luego, vinieron la adjudicación de las licitaciones respectivas y la entrega, en varios casos, de las llaves a los nuevos propietarios.

Gran parte de este esfuerzo conjunto –gobierno y vecinos- se cosechará también en los primeros años de la administración de Piñera, cuyos representantes han demostrado que confieren importancia a esta temática por el gran impacto social que tiene, recorriendo construcciones en marcha para verificar el estado de avance de las obras junto a los futuros dueños y/o entregando efectivamente las llaves de los departamentos y casas asignados.

En las dos últimas entregas, se ha constatado que la mayor parte de los beneficiados corresponde a mujeres jefas de hogar o que comparten responsabilidades con sus esposos en el sostenimiento de los hijos. Por ello, cuando se habla de aportar a la equidad de género y de dar herramientas efectivas para un mayor desarrollo de las mujeres, junto con la educación, no hay nada mejor que mantener políticas de gobierno que las ayuden a tener su casa propia.

Este impulso debe seguir en esta administración, pese a que muchas veces el freno es la falta de terrenos. El Consejo Regional debe apoyar las operaciones de adquisición de paños en el sector periurbano que estén dentro del actual Plan Regulador Comunal para que se siga invirtiendo en rebajar la lista de espera que no sólo existe en Salud, sino en Vivienda.

Además, ahora viene otro desafío: incorporar en forma efectiva a estos programas a los inmigrantes, como parte de las políticas de regularización de su estadía en la zona y de apoyo a que su inserción sea digna y con igualdad de oportunidades.