Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
EDITORIAL

¿Por qué hemos relegado al piloto Luis Pardo?

Por La Prensa Austral lunes 15 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
145
Visitas

Este 30 de agosto se cumplirán cien años desde que una frágil embarcación como el escampavía Yelcho se internara entre los peligrosos hielos antárticos para ir en rescate de los 22 náufragos de la célebre expedición científica comandada por sir Ernest Shackleton.

Nadie niega la valentía y arrojo del propio Shackleton, pero, luego de innumerables fracasos de éste, fue el piloto Luis Pardo Villalón quien preparó y diseñó la ruta para acudir al rescate de los tripulantes del Endurance, que esperaban en isla Elefantes. Enfrentando el pleno invierno antártico, el marino chileno logró la hazaña, regresando a Punta Arenas el 3 de septiembre de 1916.

Han sido los familiares del piloto Pardo los que han realizado una verdadera cruzada tendiente a visibilizar la figura de su abuelo, quien, como uno de sus nietos dijo, fue el que gestó la operación de salvataje y libró de una muerte segura a los integrantes de la expedición británica.

Hoy, internarse en el pensamiento de Pardo Villalón resulta tanto o más impactante que evaluar las circunstancias y las condiciones en que se realizó el viaje a isla Elefantes.

El mismo sostuvo en su discurso ante la Sociedad Chilena de Historia y Geografía, el 22 de octubre de 1916, que emprendió el viaje a la Antártica “sin reparar en la calidad de la empresa, sino en el humanitario fin que perseguía” y agregó que, tras las innumerables muestras de satisfacción y algarabía, consideró en lo íntimo: “Si había gloria en mi acción, pertenecía por entero a la Marina de Chile”.

Estas palabras resultan conmovedoras, sobre todo cuando en Chile vemos a una clase política enfrascada en buscar sólo su enriquecimiento personal y a tantos integrantes de las Fuerzas Armadas que se han apartado de su ética militar.

Sin duda, tratándose de una epopeya inscrita en la historia de la conquista de la Antártica, hubiéramos esperado que este centenario adquiriera mayor connotación.

Sin embargo, una vez más, el gobierno de Magallanes y la municipalidad de Punta Arenas, nuestro país, en general, los historiadores, la Armada y la comunidad internacional están en deuda con la figura del piloto Luis Pardo Villalón.