Necrológicas
  • María Zulema Valderrama Vidal
  • Camilo Lizama Morales
  • Adrián Jutronich Arancibia
  • Adela Márquez Oyarzo
EDITORIAL

Preocupante eliminación de obligatoriedad de las clases de educación física

Por La Prensa Austral martes 10 de septiembre del 2019

Compartir esta noticia
90
Visitas

En una inserción pagada en un medio nacional, las sociedades médicas científicas de Chile exteriorizaron su preocupación acerca de la decisión conjunta del Ministerio de Educación y del Consejo Nacional de Educación, de determinar la no obligatoriedad de la asignatura de educación física en el Plan de Estudios y Bases Curriculares para 3º y 4º medio en nuestro país.

La principal argumentación para rebatir dicha medida, se funda en la realidad epidemiológica que vive nuestro país, que muestra un importante y progresivo aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles, dentro de las cuales figura la obesidad y especialmente la diabetes mellitus tipo 2, enfermedad que ha aumentado significativamente en Chile en los últimos años, afectando a más de 2 millones de personas (12,4% de la población).

Y, es que está local y mundialmente reconocido que estrategias fiscalizadas en prevenir el estilo de vida sedentario y la obesidad son prioritarias para disminuir las enfermedades crónicas no transmisibles, entre ellas la diabetes 2.

Frente a este escenario, las sociedades médicas firmantes abogan porque se reconsidere la medida de introducir la voluntariedad y efectividad de las clases de educación física para tercero y cuarto medio, manteniendo la obligatoriedad.

En todo caso, la semana pasada la Contraloría General de la República dio el visto bueno para que a partir de 2020 tanto Historia como Educación Física salgan del plan común. En concreto, la cuestionada resolución se ajusta a la legalidad.

Más allá de esta resolución administrativa, el gobierno todavía está a tiempo de implementar cambios a la estructura curricular de los niveles 3º y 4º medio.

En particular Magallanes exhi-be uno de los peores índices de sobrepeso y obesidad, de ahí que la actividad física como prevención y tratamiento suele ser vista como el mejor factor para combatir lo que ha sido considerado una verdadera pandemia del siglo XXI y protector de las principales enfermedades que nos afectan (cardiovasculares, cáncer, diabetes, obesidad, problemas de salud mental, problemas musculares y osteoarticulares y otros).

En ese sentido, las clases de educación física deben ser una prioridad curricular lectiva. Más que convertirse en optativo, los esfuerzos deben apuntar en la dirección contraria.