Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
EDITORIAL

Problemas derivados de los talleres mecánicos en los vecindarios

Por La Prensa Austral jueves 26 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
96
Visitas

A lo largo de todo el país, son recurrentes los reclamos de los vecinos que sufren la instalación de talleres mecánicos en poblaciones. El no contar con las instalaciones necesarias y tener patios reducidos hacen que, a poco andar, los vehículos y camiones que se llevan a arreglar terminen siendo refaccionados en plena vía pública o dejados por semanas o meses estacionados frente a las casas del vecindario, ya sea en las calles o sobre las veredas.
Esto obstaculiza el tránsito, sobre todo en pasajes, e impide que los propios vecinos puedan ingresar a sus casas y/o estacionamientos particulares, pese a que la norma es clara en ese aspecto.
Punta Arenas no es la excepción a esta problemática y así lo dejó de manifiesto un recorrido efectuado por reporteros de este diario, quienes constataron que no son pocos los talleres mecánicos que funcionan en diferentes villas y barrios, ocasionando los mencionados problemas y afectando la convivencia vecinal.
La municipalidad informó que, en lo que va de este año, ha retirado 130 autos desde las calles, respondiendo a reclamos de pobladores que han visto cómo estos talleres se ‘toman’ las calles y veredas. El jefe comunal reconoció que llevar adelante una fiscalización persistente y efectiva es difícil pues cuentan con sólo ocho fiscalizadores para hacer valer todas las normas y leyes relativas al buen funcionamiento de la comuna.
El temor a represalias también está presente a la hora de querer denunciar, así como lo poco efectivo que resulta llamar a Carabineros.
Además de estos asuntos, está el problema de estética urbana, ya que dejar chatarras y vehículos en mal estado en las calles afea la ciudad, así como lo hacen la grasa y los restos de combustibles, trapos y partes de piezas, motores y neumáticos en desuso que se botan alrededor.
En esta temática, los vecinos no tienen claro sus derechos y hasta qué punto es lícito que se usen espacios públicos comunes para un emprendimiento privado. Al respecto, sería interesante iniciar un trabajo de información con las juntas de vecinos, revisar permisos y aumentar tanto el control municipal como policial.