Necrológicas
  • Luis "Luchito" Mansilla Cárcamo
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica
EDITORIAL

Protección de nuestro patrimonio natural y cultural

Por La Prensa Austral viernes 27 de octubre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
88
Visitas

Esta semana ha sido importante para Magallanes en términos de conservación del patrimonio natural, que es, lejos, uno de sus grandes atractivos y pilar de nuestro desarrollo.
El lunes recién pasado, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad aprobó la creación del Area Marina Costera Protegida de Múltiples Usos Seno Almirantazgo, en Tierra del Fuego.
La idea es que, así como se anunció la Red de Parques de la Patagonia, también se cree un sistema de Parques Marinos o Areas Marinas Protegidas, que permita resguardar nuestra biodiversidad y la particularidad de nuestro territorio.
En el mismo sentido, el miércoles pasado se realizó en la comuna de Río Verde un diálogo entre autoridades y los vecinos del sector sobre el proyecto de elevar la Reserva Nacional Alacalufes al estatus de Parque Nacional.
Esta iniciativa implica ampliar y reclasificar esta reserva, que fue establecida como unidad Alacalufes por el decreto Nº263 del Ministerio de Agricultura, emitido el 22 de julio de 1969.
Se trata de una zona que une a las provincias de Magallanes y Ultima Esperanza y en ella crecen especies de flora como el coigüe, el canelo y el ciprés de las Guaitecas. En cuanto a la fauna terrestre, conviven el zorro culpeo y el huemul y, en ambientes marinos, se aprecian las focas leopardo, ballenas, delfines, además de aves como el fiofío, el churrín del sur y el carpintero gigante.
Si bien existe aún resistencia a que aumenten los territorios protegidos, en el malentendido que ello coarta la producción y el establecimiento de empresas, es cada vez más importante extender los mantos de conservación de nuestro patrimonio natural y cultural.
No se debe temer el diálogo entre conservacionistas y el sector productivo, sino que se tiene que alentar, pues se requiere conciliar posiciones y establecer equilibrios que sean mutuamente convenientes.
La conservación de nuestro patrimonio natural y de nuestra biodiversidad es y será, sin lugar a dudas, la base de un desarrollo regional realmente sustentable.