Necrológicas
EDITORIAL

Protección del bosque nativo

Por La Prensa Austral sábado 1 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Hace unas semanas, se conoció la denuncia formulada por la senadora Carolina Goic respecto de la introducción de especies forestales foráneas en Tierra del Fuego, donde se han estado plantando, entre otros, pinos.

Esto ha vuelto la mirada hacia dicha isla, plena de belleza y riquezas naturales, y ha puesto nuevamente en el tapete la cuestión del cuidado de nuestro patrimonio y resguardo de la flora nativa.

Sabido es que vastos sectores arbóreos fueguinos están siendo fuertemente impactados por la acción del castor, especie exótica introducida a mitad del siglo pasado.

Según informes de la Conaf del año 2017, el 23,3% del territorio nacional estaba cubierto por bosques, con 17,66 millones de hectáreas. De éstas, 14,41 millones eran de especies nativas.

Así, según el Catastro de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile, Monitoreo de Cambios y Actualizaciones, de Conaf, el 19,04% del territorio chileno estaba cubierto por bosque nativo, entendiendo por éste a aquellas especies de árboles y plantas que son propias de un lugar.

El bosque nativo es, en definitiva, un ecosistema forestal que alberga una enorme riqueza y cuya biodiversidad ha generado equilibrios y sobrepesos que deben ser resguardados, ya que de ello depende la convivencia de numerosas especies de animales y de flora.

Ante la denuncia formulada por la senadora respecto de los bosques nativos de Tierra del Fuego, comunidades como la yagán ha expresado su preocupación y organizaciones como Greenpeace también han planteado que resulta inaceptable que se introduzcan especies exóticas como es el pino en cualquier ecosistema en Chile. 

Este es un llamado de alerta respecto del manejo que se está haciendo de la floresta primigenia. No está demás recordar que los seres vivos, la atmósfera, el suelo y el clima de los bosques nativos integran una unidad independiente que se encuentra en equilibrio de manera natural.