Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva
EDITORIAL

Protección del patrimonio natural de isla Magdalena

Por La Prensa Austral martes 7 de noviembre del 2017

Compartir esta noticia
124
Visitas

Las islas Magdalena y Marta, ubicadas a sólo 35 kilómetros al noreste de Punta Arenas, se han constituido en un sitio privilegiado para el interés turístico no sólo por estar en medio del estrecho de Magallanes, sino porque albergan a una creciente colonia de pingüinos.
A fin de salvaguardar este patrimonio, desde 1966 se le otorgó al sector la calificación de Monumento Natural Los Pingüinos y, de acuerdo a un último catastro, allí anidan unos 60 mil ejemplares de la especie Spheniscus magallanicus (pingüino de Magallanes).
Estas pingüineras son así uno de los puntos turísticos más atractivos que tiene Punta Arenas y, de hecho, esto se ha reflejado en que son varias las empresas privadas las que ofrecen el servicio de traslado.
Las visitas han ido creciendo sostenidamente y se han más que duplicado en la última década. En 2007, a esta área silvestre protegida llegaron 15 mil 476 turistas, cifra que se elevó a 32 mil 281 el año pasado.
Si bien esto ha sido importante en términos de generar mayores divisas para la zona, ha tenido, sin embargo, un impacto en la colonia de pingüinos de Magallanes.
Asumiendo esta preocupación, Conaf, entidad que ad-ministra este Monumento Natural, convocó a otras organizaciones y servicios a fin de enfrentar en conjunto la necesidad de explotar turísticamente el sector, pero en forma sustentable, lo cual implica establecer medidas de protección a favor de estas aves que llegan allí a anidar, reproducirse y cambiar plumaje.
Regular el flujo de turistas, establecer medidas de protección para estas aves durante las visitas y, en general, morigerar el impacto que la presencia humana tiene en la colonia de isla Magdalena son parte de las acciones convenidas y que se presentan hoy absolutamente necesarias si no se quiere ahuyentar y forzar la emigración de los pingüinos hacia otros lugares.