Necrológicas
  • María "Mila" Muñoz Gómez
  • Herminda del Carmen Contreras García
  • Belarmino Segundo Burgos Vásquez
EDITORIAL

Puerto Williams, la plataforma natural para el turismo antártico

Por La Prensa Austral jueves 22 de septiembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
146
Visitas

Siendo la ciudad más austral del mundo, Puerto Williams es una localidad que tie-
ne un enorme valor en términos geográficos, estratégicos, científicos y de patrimonio natural y cultural.
Aunque según el Censo de 2012 cuenta sólo con 1.600 habitantes, es un punto neurálgico para Chile y para Magallanes, en particular, por su proximidad con el territorio antártico y por su estratégica posición en el canal Beagle.
Sin embargo, tales títulos no habían sido suficientes para alentar al Estado a que inyectara mayores recursos, sobre todo para dotar a tal asentamiento de toda la infraestructura necesaria tendiente a apoyar el desarrollo del turismo antártico.
En la zona y pese a todo lo que se quiera sostener, Puerto Williams y las localidades que pertenecen a la comuna de Cabo de Hornos han sido como el pariente pobre del canal Beagle y han tenido que mirar cómo al otro lado del paso marítimo se desarrolla la ciudad argentina de Ushuaia.
Recién en los últimos años se ha visto un mayor esfuerzo estatal por invertir mirando a un futuro más promisorio. En la última reunión del Consejo de Política Antártica, Puerto Williams y su rol clave frente al continente helado fueron tema de conversación y allí se conoció que, para los próximos cuatro años, hay en carpeta proyectos por unos US$400 millones.
Un futuro muelle multipropósito y la ampliación del aeródromo forman parte de las obras que deberán cambiarle la cara a Puerto Williams.
A esto, se sumará la construcción del Centro Subantártico Cabo de Hornos, que está llamado a ser un polo que atraiga a la comunidad científica internacional.
La extensión de la fibra óptica hasta esos lares será otro paso gigantesco a favor de la comuna de Cabo de Hornos.
Se podría decir, con justeza, que todas estas inversiones están atrasadas, pues debieron haberse materia-
lizado hace años. Sin em-bargo, mirando el aspecto positivo, el conjunto de ellas tendrá tal impacto que se puede esperar que permitan, en términos de desarrollo de la zona subantártica, recuperar el tiempo perdido.