Necrológicas
  • Eliana Almonacid Uribe
  • Francisco Becerra Galindo
  • Juanita Jaksic vda. de Ojeda
EDITORIAL

Punta Arenas, el epicentro de la ciencia antártica (I)

Por La Prensa Austral domingo 1 de octubre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
166
Visitas

A partir de mañana, Punta Arenas será la sede del IX Congreso Latinoamericano de Ciencia Antártica, en cuya organización participaron cuatro destacados organismos e institutos abocados a la investigación y al desarrollo del conocimiento polar.
La génesis de este congreso fue, como muchas otras grandes empresas, una idea surgida de un puñado de “locos” que pensó que era necesario aunar inquietudes, fuerzas y conocimientos adquiridos por las comunidades científicas de las naciones de nuestro continente que operan en la Antártica.
Hoy, la capital regional de la Región de Magallanes y Antártica Chilena tendrá el honor de ser la anfitriona de un selecto grupo de investigadores latinoamericanos que podrá presentar sus trabajos y, a su vez, nutrirse de charlas magistrales que dictarán connotados exponentes de la ciencia polar.
Si la vocación antártica de Latinoamérica nace por la cercanía que tiene con el continente helado, cuánto más debe estimularse que Chile y Magallanes, en particular, desarrollen esta cualidad y que Punta Arenas se consolide como puerta de entrada al continente blanco.
Serán más de 300 los científicos que se darán cita en nuestra ciudad y la importancia del congreso radica en que son especialistas de diferentes disciplinas y que aquí se conocerá el avance de las investigaciones en curso y se fomentará la asociatividad y la sinergia.
Como se ha dicho, la proximidad geográfica constituye un tremendo elemento a favor, pero ello no basta, pues es sólo un punto de partida. Se debe invertir decididamente en la investigación polar, fomentar la colaboración y seguir elevando el respeto latinoamericano por los estándares establecidos internacionalmente.
Pero, hay otro elemento esencial: acercar estos conocimientos a la población. El desafío pasa no sólo por promover la actividad científica antártica, sino por asegurar que lo que se hace en esas altas latitudes sea algo importante para los ciudadanos de los países latinoamericanos.