Necrológicas
EDITORIAL

Punta Arenas, ¿la ciudad que todos cuidamos?

Por La Prensa Austral lunes 6 de agosto del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
92
Visitas

Notorio ha sido el empeño puesto por la actual administración municipal para dar cumplimiento a uno de sus tantos compromisos y que se ha traducido en operativos constantes de retiro de cachureos y desperdicios de las casas y patios de diversos sectores poblacionales. Hasta la fecha, se ha prestado este servicio a más de 1.300 residencias.

En paralelo, se ha dado curso a otra iniciativa que va en igual sentido y que surgió de una petición expresa de los pobladores: el retiro de vehículos abandonados y chatarras de las calles de la ciudad.

Inicialmente con alguna lentitud, este operativo ya está en pleno funcionamiento y se espera que permita despejar las calles y espacios públicos de unos mil autos que no están siendo usados y entorpecen el tránsito de peatones y vehículos. En este plan, la municipalidad invertirá unos $40 millones.

Ambas iniciativas sólo pueden ser celebradas, pero poco o nada servirán si, por el otro lado, los vecinos y los habitantes de la ciudad no colaboran manteniendo despejadas y arregladas sus veredas, no impiden que sus hijos salgan a rayar las paredes y persisten en tirar basura en plazas y sectores que se están limpiando constantemente.

Otro asunto en el cual también tiene que colaborar la ciudadanía para mantener una ciudad limpia es en la tenencia responsable de mascotas, ya que muchos perros deambulan por las calles dejando sus deposiciones en las veredas, plazas y en los antejardines de las casas de distintos vecindarios.

Mientras algunas zonas urbanas se han hermoseado con murales muy coloridos y bien diseñados, otras se afean cuando personas, normalmente amparándose en la oscuridad, salen a las calles a rayar casas, locales comerciales, murallas y paraderos.

De nada valdrá el esfuerzo municipal si éste no es acompañado por todos los habitantes de Punta Arenas. En particular, las familias que reciben tanta ayuda municipal y de otros organismos del Estado tienen que ser más activas en devolver con cuidados la asistencia percibida. Igualmente, cabe esperar que les enseñen a sus hijos, así como también tienen que hacer en los colegios, a respetar y amar su ciudad.