Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre
EDITORIAL

Rebaja de dieta parlamentaria y de sueldos de funcionarios públicos

Por La Prensa Austral martes 26 de junio del 2018

Compartir esta noticia
164
Visitas

Desde que el Presidente Sebastián Piñera hiciera suya la propuesta de un grupo de parlamentarios tendiente a revisar la dieta que reciben senadores y diputados, la idea ha ido cobrando más adeptos. Es así como legisladores -que hace cuatro años habían preferido ridiculizar la iniciativa o simplemente permanecer callados- ahora han sentido que tienen que responder públicamente a este planteamiento.

Esta temática ha sido una bandera de lucha del Frente Amplio, conglomerado que logró aprobar un proyecto de acuerdo en la Cámara de Diputados para que se solicite al Ejecutivo colocar urgencia al proyecto de ley presentado por los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson, en 2014.

Se trata de un proyecto de reforma constitucional que busca reducir la dieta de los parlamentarios a la mitad, teniendo como idea matriz la regulación de los sueldos de los legisladores por ley, estableciendo un límite máximo equivalente a 20 veces el ingreso mínimo mensual.

Frente a esto, el Presidente se inclinó, además, a abrir el debate y considerar la revisión de los sueldos de una parte de los funcionarios públicos que también se presentan desmedidos respecto de lo que percibe en promedio la mayoría de los habitantes del país.

El propio presidente del Senado, el socialista Carlos Montes, convino en que tanto dieta parlamentaria como el sueldo de ciertos funcionarios públicos y gerentes de empresas resultan muy altos, llegando a afirmar que “éste es un país tremendamente desigual”.

En la última edición de El Magallanes, se entregaron datos respecto de cuánto perciben los representantes del gobierno de Piñera en la zona. El intendente y los cuatro gobernadores perciben en conjunto $31 millones al mes. Al establecer comparaciones, sus rentas individuales resultan entre 35,4 a 17,5 veces más altos que el ingreso mínimo mensual y entre 12,2 a 6 veces más que el sueldo promedio de los magallánicos.

Desde la perspectiva de la brecha salarial, estas cifras son decidoras y parece razonable que se estudie la iniciativa que se comenta, en el entendido de que cualquier eventual rebaja se realizaría de forma gradual.