Necrológicas
  • Filomena Mayorga
EDITORIAL

Recuperación de espacios públicos

Por La Prensa Austral viernes 1 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
64
Visitas

A través de diversos medios, la población ha estado siguiendo el curso de las manifestaciones, la forma en que el gobierno ha respondido a ellas y, ¡con horror!, cómo vándalos organizados han pretendido llevar el descontento ciudadano a un caos absoluto.

La Prensa Austral ha condenado, como lo hace gran parte de la comunidad regional, los desmanes y la injustificada violencia con que algunas personas han actuado. El enfoque de las noticias presentadas ha estado en rescatar la justeza de las demandas sociales. Sin embargo, ha llegado un momento en que ha sido insoslayable no entregar las primeras planas a los graves destrozos y actos vandálicos.

Aún así, buscando el bien común, el acento sigue estando en apoyar las acciones positivas. Entre éstas y entendiendo que se debe restablecer el normal funcionamiento de nuestra institucionalidad, se ha destacado la labor que, en forma conjunta, han emprendido los funcionarios de Carabineros y PDI para mantener el orden y la seguridad en las calles. El trabajo colaborativo está dando resultados positivos, pues cada vez se ha podido ir acotando los desmanes y desarticulando la concertación delictiva.

De igual forma, entusiasma cómo la gente se está organizando para salir a limpiar las calles, avenidas y plazas, para apoyar al personal de Areas Verdes que cada mañana emprende una tarea titánica para restablecer la limpieza y para aislar a los agentes de la destrucción. Respecto de este último punto, no puede haber confusión: nada justifica que se crean grupos que estimulen el enfrentamiento y que insten a usar la violencia so pretexto de combatir, como ciudadanos, los actos vandálicos.

En todo hay una delgada línea. El momento que se vive es complejo y no debe haber espacio para torpezas ni para usar, con fines espurios, el temor que pueden estar sintiendo algunos vecinos.

Lo relevante es que la mayoría de los habitantes de la región aman su historia y su patrimonio. Los magallánicos tienen absoluto derecho a marchar por las calles. Un grupo de vándalos y delincuentes no lo puede impedir. Con acciones positivas, la misma comunidad tiene que neutralizar a esos pocos antisociales y recuperar los espacios públicos que nos pertenecen a todos.