Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill
EDITORIAL

Red pública y corresponsabilidad familiar para atender a adultos mayores y pacientes postrados

Magallanes es una de las regiones cuya población está envejeciendo en forma más rápida. Según los últimos datos estadísticos, se ha observado un aumento en el segmento de adultos mayores. Se consigna que hay 75 personas mayores de 65 años por cada 100 habitantes menores de 15 años.
[…]

Por La Prensa Austral lunes 7 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
47
Visitas

Magallanes es una de las regiones cuya población está envejeciendo en forma más rápida. Según los últimos datos estadísticos, se ha observado un aumento en el segmento de adultos mayores. Se consigna que hay 75 personas mayores de 65 años por cada 100 habitantes menores de 15 años.

Ello está generando una realidad a la cual el gobierno y los servicios públicos tienen que poner atención, pues existen muchos habitantes de la zona que, al momento de jubilar, enfrentan situaciones socioeconómicas de gran vulnerabilidad.

En nuestra edición dominical de El Magallanes, se dio a conocer uno de estos dramas, al relatarse la historia de una pareja de adultos mayores (ella de 67 años y él de 76), que comienza a sentir no sólo la fatiga propia de quien ha vivido muchos años, sino que enfrenta dolencias propias de la edad, que van mermando sus fuerzas y capacidades.

Pero y quizás como muchos casos desconocidos, esta pareja debe seguir cuidando a su hijo de 45 años que está totalmente postrado y que tiene una dependencia severa.

El caso resulta dramático pues la madre evidenció su preocupación por lo que será de su hijo cuando ellos ya no sean tan autovalentes o alguno de los dos falte.

En tal contexto, esta pareja agradeció uno de los programas que más impacto social y sanitario debe tener en la zona, cual es el de la atención domiciliaria de pacientes con dependencia severa, que algunos centros de salud familiar desarrollan trasladando periódicamente a un equipo de salud a las casas de aquellas personas que no se pueden mover o evidencian un deterioro psíquico importante.

Por nuestra tendencia demográfica, es obvio que este tipo de servicios debe ser no sólo reforzado, sino que tiene que ampliar su cobertura, asignándose más recursos y disponiendo más personal idóneo.

El envejecimiento de la población no es sólo una cuestión que tiene que encarar el Estado, sino que demanda una corresponsabilidad del grupo familiar, que tiene que asumir, cuando corresponda y pueda, los cuidados de sus adultos mayores y de sus parientes que presenten grados dependientes de discapacidad física y/o mental.