Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría
EDITORIAL

Refacción y definición del modelo de la Casa de los DD.HH.

La municipalidad de Punta Arenas dispuso que, a partir del 10 de agosto, se cierren las puertas de la Casa de los Derechos Humanos, ubicada en Avenida Colón, con el fin de iniciar el proceso de recuperación arquitectónica y museográfica de estas dependencias.
[…]

Por La Prensa Austral viernes 7 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
113
Visitas

La municipalidad de Punta Arenas dispuso que, a partir del 10 de agosto, se cierren las puertas de la Casa de los Derechos Humanos, ubicada en Avenida Colón, con el fin de iniciar el proceso de recuperación arquitectónica y museográfica de estas dependencias.
Se trata de un inmueble que fue uno de los principales centros de detención y tortura en Magallanes durante el régimen militar.
Por ello, las agrupaciones de derechos humanos de la zona han sostenido desde el retorno a la democracia su demanda para que esta casa sea refaccionada y se abra a la comunidad como una suerte de testimonio de las atrocidades cometidas durante la dictadura.
Para desarrollar el proyecto, se constituyó la Mesa Técnica de la Casa de los Derechos Humanos, en la cual hay representantes del gobierno regional, de las mencionadas entidades de DD.HH. y de la municipalidad de Punta Arenas.
Por su tremendo valor patrimonial y testimonial, se ha pedido que se reconozca la calidad histórica del caserío y el Consejo de Monumentos Nacionales solicitó a la Policía de Investigaciones que envíe un equipo especial para efectuar peritajes de rigor previos al inicio de la etapa de diseño de obras, pese a que en tal lugar no se registra ningún detenido desaparecido ni ejecutado político durante el régimen militar.
Luego de esto, se estará en condiciones de llamar a licitación para que una consultora realice el estudio de diseño y lo interesante de esta etapa es que no está claro el concepto y aún no se ha definido qué carácter se quiere dar a esta casona.
Esta discusión está abierta, existiendo, al menos, tres mo-delos que se pueden imitar o combinar para dar vida a un sitio con características propias.
Así, por ejemplo, se podría decidir emular lo que se hizo con Londres 38, en Santiago, que es un sitio de la memoria, pero sin el carácter de museo.
Parque Villa Grimaldi puede ser otro caso a imitar, pues es una combinación de museo y sitio abierto a la comunidad.
Por último, está el Museo de la Memoria, propiamente tal, que se construyó en un lugar donde no se practicaron torturas.
Lo importante es que todos los actores involucrados dialoguen y concuerden posiciones, a fin de que la Casa de los Derechos Humanos se levante como un ícono de un pasado que no se quiere volver a vivir y de un futuro en que se respeten los derechos fundamentales de todas las personas.