Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera
EDITORIAL

Regiones, las grandes ausentes de la cuenta del Presidente Piñera

Por La Prensa Austral domingo 3 de junio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
69
Visitas

La primera cuenta pública del segundo mandato de Sebastián Piñera tuvo como uno de sus ejes el predicamento de cuán importante es impulsar el crecimiento económico para que toda la población pueda alcanzar niveles de existencia dignos.

En las dos horas y 17 minutos que duró el mensaje presidencial, Piñera realizó una serie de anuncios, como puntualizaciones para reformas previsionales y de Isapres. También planteó la doble calzada desde Arica a Puerto Montt de la ruta 5 y el Plan Tercer Milenio, que reemplazará al Transantiago y sumará 57 kilómetros de metro en la capital. Agregó su decisión de mantener la actual tasa de impuesto corporativo a las empresas.

Desde la derecha, se buscó enfatizar, empero, que Piñera imprimió un marcado tono social a su cuenta pública y se valoró que su discurso se alineara con su programa gubernamental.

Las críticas desde la oposición eran totalmente esperables, sobre todo porque Piñera dedicó una buena parte de su discurso a cuestionar a la administración de Michelle Bachelet y varios aspectos de lo que se ha llamado “su legado”. En efecto, el Mandatario no desaprovechó la oportunidad para objetar que “después de una larga fase de gran dinamismo, en que Chile creció más rápido que América Latina y el mundo…, este progreso se vio interrumpido porque descuidamos el valor de los acuerdos… Ello, junto al impulso de reformas como la tributaria y la laboral, generó incertidumbre”.

Pero, más allá de cuestiones políticas, esta cuenta pública tuvo un gusto amargo como un sorbo de mares, pues no hubo menciones particulares que permitan vislumbrar que, dentro del progreso económico y social refrendado por Piñera, se esté pensando en forma especial en el desarrollo de las regiones.

Así, una vez más las regiones, sobre todo las extremas, fueron las grandes ausentes del pronunciamiento presidencial.