Necrológicas
  • Elvira Vásquez Alvarado
EDITORIAL

Resolutividad oncológica en Magallanes

Por La Prensa Austral miércoles 6 de febrero del 2019

Compartir esta noticia
44
Visitas

– Más allá de esta opción de tratamiento, los habitantes están llamados a desarrollar prácticas de autocuidado, frente a factores de riesgo que son muy importante prevenir, como la alimentación inadecuada, inactividad física, obesidad, consumo de tabaco y alcohol, entre otros.

La cifra es demoledora: anualmente, en Magallanes, el cáncer mata a unas 270 personas, constituyéndose en la segunda causa de fallecimiento a nivel regional. El 52 por ciento de las defunciones correspondió a hombres, mientras que el 37% de ellos se ubicó entre los 50 y 69 años de edad.

El cáncer es la multiplicación de células malignas o anormales que se extienden y pueden invadir otros órganos. Esta enfermedad actualmente es la segunda enfermedad con mayores muertes en el mundo, por lo que se prevé que para el 2030 el número de nuevos casos de pacientes ascienda a 23.6 millones.

En la actualidad el cáncer pulmonar ha provocado más de 1.69 millones de defunciones en el mundo, el tabaquismo es el principal factor de riesgo y aproximadamente ocasiona el 22% de las muertes por cáncer.

Los alarmantes datos y proyecciones fueron dados a conocer este lunes con motivo de la conmemoración del Día Mundial contra el Cáncer.

En Punta Arenas, se instaló una feria educativa en el Hospital Clínico, donde se puso de relieve la efectividad del Centro de Responsabilidad de Oncología, que nació prácticamente junto al moderno recinto de salud de Avenida Frei, hace ya casi una década.

El contar con cirujanos especialistas en el área y equipamiento de última tecnología, ha permitido entregar un tratamiento quirúrgico y médico de primer nivel a los pacientes.

Así, de esta forma, Magallanes dispone de la resolutividad prometida por anteriores autoridades de salud, en todo lo concerniente al diagnóstico y posterior tratamiento de las enfermedades cancerígenas.

En el pasado, los enfermos y sus familiares debían trasladarse al norte del país -especialmente a Santiago y Valdivia- a seguir los tratamientos. De este modo, las personas tienen la opción de recibir tratamiento en la zona, sin la obligación de viajar a otra ciudad, con todos los costos económicos y humanos asociados a ese traslado.

Más allá de esta opción de tratamiento, los habitantes están llamados a desarrollar prácticas de autocuidado, frente a factores de riesgo que son muy importante prevenir, como la alimentación inadecuada, inactividad física, obesidad, consumo de tabaco y alcohol, entre otros.