Necrológicas
  • Boris Ivo Jakasovic Kusanovic
  • Oreste Oyarzún Livacic
  • Marta Inés Uteau Vergara
  • Prudencio “Maguita” Aguila González
  • Sergio Mihovilovic Mihovilovic
  • Sonia María Pérez Hernández
EDITORIAL

Responsabilidad del Sindicato de Enap

Por La Prensa Austral sábado 14 de abril del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
154
Visitas

La Enap está definida como una empresa estratégica para el país y, con mayor razón, lo es para la región.

Sobre tal premisa, parece inadecuada la forma en que reaccionó el Sindicato de Trabajadores respecto de una medida interna que deri-vó en el despido de tres funcionarios de la compañía.

En protesta por tal decisión, la entidad gremial protagonizó el bloqueo de las vías de acceso y de salida del complejo Cabo Negro-Laredo.

La empresa justificó estas desvinculaciones arguyen-do que hubo un proceso de investigación que duró meses en torno a un grave accidente ocurrido en la refinería de San Gregorio en junio del año pasado. Fundamentó que esta indagatoria llegó a determinar que en tal hecho hubo diversas faltas en los procedimientos establecidos y falla en la disciplina de seguridad.

El Sindicato de Trabajadores cuestionó lo resuelto y acordó dar curso al referido bloqueo del camino, desconociéndose si existió algún proceso de negociación o diálogo con la gerencia previo a esta medida.

Planteadas así las cosas, queda claro que se trata, entonces, de diferencias internas y disparidad de criterios entre dicho sindicato y la gerencia, respecto de medidas administrativas que corresponden efectivamente a esta última, cual es la gestión económica, productiva y de seguridad de sus trabajadores.

Tampoco parece ser que se estuviera frente a una resolución arbitraria, si se considera lo informado por Enap sobre la indagatoria interna. Empero y aunque así hubiese sido, ello no habilita al sindicato a tomar una acción de presión como la adoptada, poniendo en riesgo el normal desenvolvimiento productivo y ciudadano de la región.

El diálogo siempre tiene que ser el primer camino a seguir en casos como éstos y no corresponde que, tratándose de un asunto que no atañe, en rigor, a la región, el conflicto sea llevado a instancias y lugares que no corresponden.