Necrológicas
EDITORIAL

Responsabilidad fiscal de los gobiernos regionales y municipales

Por La Prensa Austral miércoles 3 de octubre del 2018

Compartir esta noticia
57
Visitas

Una de las falencias que tiene el país es el escaso avance en materia de descentralización y autonomía de los gobiernos regionales y locales para determinar el uso de sus presupuestos y/o generar ingresos propios.

A escasos dos años de la elección democrática de los gobernadores regionales (hoy intendentes), la legislación chilena se tiene que adaptar al necesario proceso de transferencia de competencias.

Dentro de los numerosos aspectos a considerar, este proceso de descentralización demanda que haya una normativa y reglas claras para asegurar que los nuevos gobiernos regionales, encabezados por una autoridad elegida democráticamente, actúen bajo el imperativo de la responsabilidad fiscal.

Existen carencias importantes que tienen que ser subsanadas. Entre ellas está la inexistencia de recursos y competencias para financiar importantes funciones que están determinadas en la ley de los gobiernos regionales.

A la falta de autonomía para generar recursos propios, se suma la escasa transparencia respecto de las inversiones, la falta de instrumentos de accountability ciudadano y la imprecisión respecto de las atribuciones de los Gores.

Esto también se replica en cierta medida a nivel de los gobiernos municipales, que siguen hoy con escasas atribuciones para definir sus ingresos y una fuerte dependencia del traspaso de recursos condicionados.

También en el caso municipal se requiere realizar un esfuerzo mayor por establecer la responsabilidad y transparencia total respecto del uso de los recursos públicos.  No en pocos casos se ha usado el resquicio de las corporaciones privadas para evadir los controles formales.

El tema de la gestión financiera y la responsabilidad fiscal resulta clave cuando se están barajando las alternativas legales para materializar el traspaso de atribuciones y mayor autonomía regional y local, así como mecanismos para aumentar y asegurar ingresos propios para las regiones.