Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz
EDITORIAL

Respuesta a inquietudes de vecinos y comerciantes de calle Bories y Navarro

Celebrado fue, en su momento, el anuncio de la reposición de los puentes que per-
[…]

Por La Prensa Austral jueves 10 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
53
Visitas

Celebrado fue, en su momento, el anuncio de la reposición de los puentes que per-
miten la continuidad vial en calles Carlos Bories y Lautaro Navarro, sobre el río de las Minas.
Ello, en el entendido que las nuevas construcciones permitirán dar mayor seguridad a los habitantes del centro de Punta Arenas, frente a posibles crecidas del principal afluente, a fin de evitar futuros desbordes y sus nefastas consecuencias.
Las obras demandarán una inversión de más de cuatro mil millones de pesos y los trabajos preliminares comenzarán durante la segunda quincena de este mes. Todo se iniciará con la demolición de las actuales estructuras, para colocar, luego, instalaciones provisorias y proceder a construir los nuevos puentes. Según lo programado, las obras finalizarán el 13 de marzo de 2017.
Sin duda, pese a la gran necesidad de dar curso a estos trabajos, también existen externalidades asociadas a ellos, las que deben ser consideradas y abordadas pensando en todo el impacto que pueden tener.
Esto quedó plasmado, de hecho, en la primera reunión de participación ciudadana que se realizó en la víspera para informar a los vecinos y comerciantes que se verán afectados con los trabajos.
Lo preocupante es que, según lo expresado por los participantes, las jefaturas correspondientes y representantes de la constructora entregaron cierta información, pero ella no fue tenida por suficiente por quienes asistieron, quedando muchas dudas básicas sin responder.
Aspectos de seguridad de habitantes y transeúntes, dis-
posición de pasarelas, visibilidad de las oficinas y comercio establecidos, tránsito de vehículos, ruidos molestos son algunas de las preocupaciones expresadas por los concurrentes y que, pese a ser relativamente obvias, no encontraron respuestas claras de parte de los entendidos.
Debido al alto impacto que tendrá la demolición y construcción de dos puentes en pleno centro de la ciudad y a que esto tomará casi dos años, resulta imperativo que las jefaturas correspondientes y la empresa que se adjudicó los trabajos se coordinen y adopten las medidas necesarias para minimizar las referidas externalidades.