Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes
EDITORIAL

Restablecimiento de la ruta aérea Punta Arenas-Balmaceda

Magallanes se encuentra dentro del puñado de regiones que reciben el calificativo de extremas, rótulo que busca recoger un sinnúmero de situaciones adversas que los habitantes y empresarios que están allí instalados deben enfrentar en su vida cotidiana y que afectan ostensiblemente a su desarrollo y al progreso económico local.
[…]

Por La Prensa Austral lunes 27 de julio del 2015

Compartir esta noticia
189
Visitas

Magallanes se encuentra dentro del puñado de regiones que reciben el calificativo de extremas, rótulo que busca recoger un sinnúmero de situaciones adversas que los habitantes y empresarios que están allí instalados deben enfrentar en su vida cotidiana y que afectan ostensiblemente a su desarrollo y al progreso económico local.

Dentro de esta lista de adversidades está, claramente en el caso de Magallanes, la conectividad, pues es, entre las regiones extremas, la zona más aislada. No existe una conexión por tierra con el resto del territorio y su lejanía encarece sobremanera los tramos marítimos y aéreos.

La demografía regional que exhibe poca densidad también es un elemento contrario al momento de decidir inversiones y afecta, por ello, a la instalación de servicios aéreos, marítimos y terrestres.

Esto tuvo como consecuencia, por ejemplo, que a principios de año se conociera la decisión de una línea aérea de suspender sus vuelos directos entre Punta Arenas y Balmaceda (ciudad de otra región extrema como es Aysén). La medida comenzó a operar desde el 15 de marzo pasado y se justificó netamente por temas comerciales, dado el bajo número de pasajeros que se registró en dicha ruta durante 2014.

La resolución se presenta lógica en virtud de los intereses de la empresa, pero no lo es desde el punto de vista de las necesidades de los habitantes de ambas zonas que requieren y tienen el derecho a contar con un servicio eficiente y oportuno para trasladarse entre estos dos territorios por asuntos laborales, estudiantiles y de salud.

Por ello, se ha recibido con beneplácito la gestión del intendente de Magallanes que logró un subsidio que permitirá licitar un servicio que restablezca la ruta aérea, al menos una vez a la semana. La inversión pública no será menor, pues se tratará de 800 millones de pesos anuales. 

Demás está decir que el Estado debe garantizar que todos los habitantes del territorio tengan condiciones suficientes para establecerse y desarrollarse, con políticas públicas coherentes e incentivando la inversión privada. Y, de ser necesario vía subsidio y obras directas, paliar la falta de aquella.