Necrológicas
  • Iris Díaz de Pérez
  • Nelson Soto Cárcamo
EDITORIAL

Retorno gradual: ¿una necesidad o una acción “criminal”?

Por La Prensa Austral lunes 20 de abril del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Para combatir el avance del coronavirus, el gobierno de Sebastián Piñera ha aplicado una estrategia de cuarentenas selectivas. Sin embargo y aparentemente por la presión de gremios, como el comercio, anunció que comenzarán a tomarse medidas tendientes a recuperar la normalidad en diferentes ámbitos.

Este retorno gradual a labores y actividades está pensado, en primer lugar, para la administración pública y los centros comerciales. También se habló de los establecimientos educacionales. Como medida previa, se estableció el uso obligatorio de mascarillas en todo el país.

Este anuncio fue bienvenido en el sector empresarial, ya que las cuarentenas y otras medidas de prevención adoptadas, están afectando el nivel productivo y de prestación de servicios de gran parte de las empresas, sin importar el tamaño de éstas.

El retail, en particular, ha estado presionando para que se reabran las multitiendas y los centros comerciales. Como antesala, se redactó un protocolo ad hoc para el funcionamiento de estas tiendas en tiempos de coronavirus.

Sin embargo, distintos gremios, como el de los funcionarios públicos y trabajadores municipales, ya han rechazado el retorno paulatino a sus labores, llegando a calificar de “criminal” esta resolución.

Chile ya superó los 10 mil contagiados y lamenta 133 personas fallecidas. Magallanes sigue presentando gran número de nuevos infectados y, como lo indicó el propio ministro Mañalich, es la zona más “estresada” desde el punto de vista de su capacidad hospitalaria y de tratamiento de pacientes.

Estas estadísticas permiten pensar que puede estar justificado el temor expresado por los gremios respecto del retorno gradual de labores presenciales.

Cada medida que se adopte tiene que ser un justo equilibrio entre el resguardo de la salud de las personas y la necesidad de mantener la economía en funcionamiento, aunque sea a un nivel mínimo.