Necrológicas
  • Leopoldo "Polo" Romero González
EDITORIAL

Retroceso en el Simce

Por La Prensa Austral martes 30 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

El jueves pasado se dieron a conocer los resultados de la prueba Simce aplicada a los estudiantes de octavo básico el año pasado, en las materias de Lenguaje, Matemáticas e Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

Este examen fue rendido por 222.353 estudiantes de dicho grado de 5.953 establecimientos de todo el país. Ello representa el 99% de cobertura.

Lamentablemente, se registró una tendencia a la baja en estas asignaturas. El promedio nacional del año pasado fue de 241 puntos en Lenguaje, mientras en la evaluación anterior realizada en 2017 fue de 244. En Magallanes, hubo una baja de 3 puntos.

Matemáticas tuvo un promedio de 263 puntos, siendo que el anterior test había arrojado 260 en promedio. En Magallanes, no hubo variación, manteniéndose el promedio de 258, quedando a la mitad de la tabla de las regiones.

Pero, donde se registró una caída significativa fue en el Simce de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, ya que el año pasado sólo se logró un promedio de 250 puntos versus los 261 de la medición aplicada en 2014. En nuestra región, la caída fue de 12 puntos, ya que se registró un promedio de sólo 249 puntos.

Ni los guarismos nacionales ni los regionales son alentadores, mucho menos cuando se vuelve a establecer una brecha significativa entre los alumnos de familias socioeconómicas más pudientes y aquellos de grupos familiares con menos recursos.

Se tiene que cavilar sobre estos resultados, toda vez que esta prueba ha sido diseñada para medir los logros escolares y para servir de instrumento que permita al Ministerio de Educación y a las comunidades educativas reformular sus políticas y planes de estudio, a fin de que todos los alumnos vayan aprendiendo los contenidos según sus niveles.

A la luz de los promedios obtenidos en Magallanes, este objetivo no se está alcanzando y amerita una explicación de parte de la secretaría regional ministerial de Educación, las corporaciones municipales, los sostenedores de establecimientos privados, así como las respectivas direcciones y los cuerpos docentes.