Necrológicas
  • Gloria Mabel Montiel Garay
  • Luis Patricio Núñez Vera
  • Sergio Omar Mansilla Soto
  • osé Antonio Oyarzún Andrade
  • José Antonio Oyarzún Andrade
EDITORIAL

Tendencias suicidas en Magallanes

Poco alentadoras son las cifras conoci-
[…]

Por La Prensa Austral sábado 12 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
157
Visitas

Poco alentadoras son las cifras conoci-
das del reporte realizado en la víspera por el Sistema de Vigilancia y Notificación de Intentos de Suicidio, tanto respecto del número de personas que trataron de atentar contra su vida como el de quienes lograron ultimarla.
La entidad establecida a contar de julio de 2013 realizó un balance de estos poco más de dos años de funcionamiento, entregando como antecedente que se han registrado 478 casos de personas que intentaron quitarse la vida. Sólo en 2014, esta cifra fue de 235 situaciones, de las cuales 172 corresponden a mujeres.
Tanto en la cifra global de los dos años y la referida sólo a 2014 tienen como protagonistas principales a mujeres menores de 40 años, particularmente de menos de 19 años, donde el método escogido preferentemente ha sido el uso de fármacos.
Respecto de los suicidios, no deja de ser preocupante que 24 personas cumplieron su objetivo durante el año pasado.
El grupo etáreo -menores de 19 años- y que la mayor cantidad de intentos suicidas sean de mujeres son datos objetivos a considerar, a fin de iniciar un trabajo focalizado que permita definir con mayor precisión las causas que llevan a los jóvenes y a las mujeres querer atentar contra la propia existencia.
También es relevante lo valorado por los profesionales del área, en cuanto a que se tiene que entender como sociedad que, en la mayoría de los casos, se está frente a personas que presentan una enfermedad mental, la cual tiene que ser detectada a tiempo y tratada en forma oportuna.
Si bien deben haber aún muchas falencias, la existencia del Sistema de Vigilancia y Notificación de Intentos de Suicidio permite recabar antecedentes objetivos que dan cuenta de que una parte de los habitantes de Magallanes enfrenta situaciones de insanidad mental. Sin duda, es un punto de partida para poder realizar un trabajo mancomunado y multidisciplinario que permita identificar a tiempo conductas suicidas y otorgar los tratamientos necesarios para que estos pacientes aprendan a enfrentar sus problemas existenciales y recobren la voluntad de vivir.